Con la huella de Eriksen y Hungría

Manuel García Reigosa
M. G. REIGOSA REDACCIÓN / LA VOZ

DEPORTES

CATHERINE IVILL

El centrocampista congeló el corazón del fútbol con su desvanecimiento y el equipo magiar se ganó el reconocimiento, pese a caer en un torneo sin sorpresas

25 jun 2021 . Actualizado a las 18:00 h.

La primera fase de la Eurocopa ya es historia, historia plagada de detalles, con dos nombres propios por encima de todos, el de Eriksen y el de Hungría, un futbolista y una selección que demostraron que no hace falta la victoria para ganar el reconocimiento del gran público.

Al centrocampista danés se le paró el corazón, literalmente, y durante unos minutos eternos pareció detenerse el tiempo para todos. La rápida y eficaz intervención de sus compañeros y de las asistencias le devolvió la vida. Después, su selección cayó ante Finlandia, pero aquella batalla ya estaba librada.

Hungría parecía la invitada a la fiesta de Francia, Portugal y Alemania en el llamado grupo de la muerte, que finalmente fue el más reñido. Asustó a Portugal, pese a ceder por 3-0 muy al final. Aguantó ante Francia con un empate, y tuvo a Alemania contra las cuerdas hasta el minuto 83, cuando Goretzka puso el 2-2 y rescató al colectivo de Joachim Löw.