Isak dispara a Suecia y mete más presión a España

Ignacio Tylko COLPISA

DEPORTES

Anton VaganovPOOL

El veloz delantero de la Real Sociedad desnudó a Eslovaquia y fue clave en la acción del penalti que transformó Forsberg y sitúa líderes a los nórdicos

18 jun 2021 . Actualizado a las 19:01 h.

Alexander Isak es un soplo de aire fresco en Suecia. Parece un futbolista de otra selección más de toque, profundidad e imaginación. No marcó, pero la clase, el desparpajo y la velocidad del delantero de la Real Sociedad permitieron a su rudimentaria selección desnudar a Eslovaquia en la segunda parte de San Petersburgo, liderar de forma provisional el grupo E y presionar más a España en su duelo de este sábado ante Polonia.

Tras el peor primer acto de la Eurocopa, una invitación a la siesta en horario de sobremesa, el joven y versátil ariete lideró la reacción de los nórdicos en la segunda mitad. Realizó las mejores jugadas, desencorsetó a los disciplinados rivales y asistió a Quaison en la jugada del penalti que transformó Forsberg con valor de tres puntos.

Observar el periodo inicial entre nórdicos y centroeuropeos es como retroceder en el tiempo. Fútbol arcaico, con pases y controles impropios de una Eurocopa, y a la vez moderno en lo que se refiere al trabajo táctico y físico de los contendientes que todo lo equilibra. Hoy, no hay rival sencillo porque todos saben colocarse, defenderse con las líneas juntas y ser resistentes, pero todo fue planísimo en el primer acto, sin ocasiones o algún detalle brillante que paladear o comentar.

Suecia amagó al principio con querer dominar e incluso disfrutó de un par de posesiones largas con las que se aproximó al área de Dubravka, pero fue Eslovaquia la que más intentó acercarse al gol. Lo más entretenido, los líos que se hicieron Lindelöf y Danielson con las cesiones a su portero Olsen, insegurísimo con el balón en los pies, y las apariciones aisladas de Marek Hamsik. Está muy lejos de aquel jugador que lideraba el Nápoles hace solo unos años, pero su calidad es indudable. Juega al ralentí y se agota en las segundas partes, pero con su toque y visión mejora la jugadas que pasan por sus botas.

No tuvo más remedio el grupo de Janne Andersson que arriesgar más tras el descanso. A base de las genialidades de Isak, su único jugador verdaderamente diferente, y centros laterales, un recurso de toda la vida, por fin hizo sufrir a los eslovacos. Emergió entonces la figura de Dubravka, el portero del Newcastle, para hacer la parada del campeonato.

Cabeceó casi a bocajarro Augustinsson, pero sacó una mano prodigiosa. También se lució tras una magnífica acción individual del realista Isak. El ariete txuri-urdin insistió y fue clave en la jugada del penalti que descerrajó a los eslovacos. Le dio un pase genial al recién incorporado Quaison, derribado por Dubravka, que ahí quizá midió mal. Y al fin apareció Forsberg, un talento del Leipzig, para sellar tan valioso triunfo. En la jornada final, el próximo miércoles, Suecia se medirá a Polonia, mientras que España no puede buscar excusas para superar a una Eslovaquia que presume de tres puntos pero llegó por la vía de la repesca ante Irlanda del Norte en la Liga de Naciones.

Ficha técnica:

Suecia: Olsen, Lustig, Lindelöf, Danielson, Augustinsson (Bengtsson, min. 88), Larsson, Olsson (Claesson, min. 64), Ekdal (Svensson, min. 88), Forsberg (Kraft, min. 90+3), Berg (Quaison, min. 64) e Isak.

Eslovaquia: Dubravka, Pekarik (Haraslin, min. 64), Satka, Skriniar, Hubocan (Hancko, min. 84), Kucka, Koscelnik, Hrosovsky (Durys, min. 84), Hamsík (Benes, min. 80), Mak (Weiss, min. 76) y Duda.