ÚLTIMAS HORAS - BLACK DAYS -
Suscríbete 1 año con el 50% de descuento
Quiero la oferta

Dies Irae danés ante el Olimpo

José Luis Losa ESPERANDO A MATERAZZI

DEPORTES

Wolfgang RattayPOOL

17 jun 2021 . Actualizado a las 23:25 h.

Fue ayer el de Dinamarca un acto de rebeldía frente a la injusticia grosera de la UEFA, cuando los forzó a reanudar el choque con Finlandia la tarde del oprobio. En esa salida en tromba ante Bélgica reside un bellísimo acto de rechazo a la resignación. Un ejercicio de cuasi resurrección, como eco colectivo de 11 futbolistas, tras el otro protagonizado por Eriksen. Esto, en el país del misticismo de Carl Dreyer, se pudo presentir en muchos momentos como un Dies Irae con componente de trascendencia, por el fervor con el que el equipo de Hjulmand encerró en su área a uno de los colosos de la competición.

También han confluido en Dinamarca componentes de tragedia griega, como agonista golpeado por los dioses. El destino fatal sellado por la UEFA, que es el Hades. Y el olimpo de los titanes belgas desafiados por ese grupo de peloteros daneses notables, que juegan algunos en la burguesía europea ?Leipzig, Dortmund, Milan, Tottenham- y otros en la clase operaria de los Parma, Sampdoria, Valencia o Brentford. Entre todos, Simon Kjaer fue el Prometeo elegido para robar el fuego a los belgas, con el don de la ubicuidad. Mientras les duró el impulso humano, la primera hora, Dinamarca amenazó a los dioses. Luego se impuso el peso del mito, sobre todo cuando Martínez sacó a Witsel y esencialmente, a De Bruyne, que es Zeus. También salió Eden Hazard, pero éste va quedando ya menos en divinidad y más en angelote de Murillo.

En la lógica del agonismo, la proeza del desafío danés a los poderes y a los elementos murió en la orilla, peleando hasta el último frentazo del desesperante Braithwaite, figura más del Inspector Gadget que de la Odisea. A Dinamarca le resta aún sacar calculadora y ganar a Rusia por dos goles esperando otras órdenes de la tempestad.