Portugal arranca ante Hungría y 68.000 hinchas en el Puskas Arena

Óscar Bellot

DEPORTES

DPA vía Europa Press

Cristiano encara su quinta participación en una Eurocopa

15 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Ni la peor crisis sanitaria en un siglo puede frenar los planes de Viktor Orban. Pese a que Hungría presenta la mayor tasa de muertos por cada cien mil habitantes de toda Europa a causa del coronavirus, su controvertido primer ministro ha convertido la Eurocopa en un elemento más de su incesante propaganda. Por ese motivo el flamante Puskas Arena lucirá una imagen prepandémica y llenará sus 68.000 asientos para ver el estreno del combinado magiar ante Portugal. Será el único recinto del torneo sin limitaciones de aforo.

Hungría es la cenicienta del llamado grupo de la muerte y su seleccionador, Marco Rossi, acepta el envite: ««Sabemos a quién nos enfrentamos. Mantendremos los pies en el suelo. Pero, por supuesto, queremos alcanzar nuestros sueños». Su condición de local en dos de los tres partidos de la primera fase, con las tribunas a reventar, avalan la esperanza de un bloque que tiene su principal fortaleza en la defensa y acude a su segunda Eurocopa consecutiva sin conocer la derrota en sus nueve últimos partidos oficiales.

Portugal llega, una vez más, abanderada por Cristiano Ronaldo, pero esta vez el delantero estará mejor rodeado que nunca. Ni siquiera la baja a última hora de João Cancelo por coronavirus ha alterado a un grupo en el que Bruno Fernandes, Bernardo Silva, Diogo Jota, João Félix o André Silva conforman, junto al exmadridista, una plétora de atacantes de auténtico lujo.

Cristiano Ronaldo tiene a tiro varios récords para sumar en su insaciable trayectoria. Con 104 goles en 175 internacionalidades, está a cinco de los 109 que colocan al iraní Ali Daei como el máximo artillero del fútbol de selecciones. Nueve de esos tantos los ha repartido en las cuatro fases finales de Eurocopa que ha disputado, por lo que uno más rompería el empate que mantiene con el francés Michel Platini y le convertiría en el cañonero más prolífico en toda la historia del torneo.

Además, y solo con pisar el césped del Puskas Arena, ya se convertirá en el primer jugador que participa en cinco ediciones del Europeo y ampliará su plusmarca de más partidos en fases finales (21).