Zidane dispara contra Florentino en su marcha del Real Madrid: «No me tiro del barco y no estoy cansado de entrenar»

La Voz REDACCIÓN

DEPORTES

Reuters | SERGIO PEREZ

El técnico francés publica una carta abierta en la que explica su decisión: «Aquí se ha olvidado todo lo que he construido en el día a día»

01 jun 2021 . Actualizado a las 19:25 h.

Pocos días después de que Zinedine Zidane anunciase su segunda marcha del Real Madrid, tras una temporada sin títulos y con una plantilla agotada, el técnico francés ha querido explicarse y argumentar las razones de su adiós. Lo ha hecho disparando contra Florentino en una carta abierta publicada por el diario As en la que Zidane asegura que el principal motivo de su salida es una falta de confianza, a pesar de tener en su mano la opción de continuar.

En el texto, y tras un inicio en el que se confiesa como un «madridista más», ya entra en detalle: «Me voy, pero no me tiro del barco y no estoy cansado de entrenar. En mayo del 2018 me fui porque después de dos años y medio con tantas victorias y tantos trofeos sentía que el equipo necesitaba un nuevo discurso para mantenerse en lo más alto. Hoy las cosas son diferentes. Me voy porque siento que el club ya no me da la confianza que necesito, no me ofrece el apoyo para construir algo a medio o largo plazo», encadena el técnico galo. Zidane se muestra, sobre todo, dolido. «Aquí se ha olvidado una cosa muy importante, se ha olvidado todo lo que he construido en el día a día», defiende el galo, quien hace hincapié en la importancia de «los seres humanos, las emociones, la vida y tengo la sensación de que estas cosas no han sido valoradas».

A continuación, ahonda un poco más en ello. «Me hubiera gustado que en los últimos meses mi relación con el club y con el presidente hubiera sido un poquito diferente a la de otros entrenadores. No pedía privilegios, por supuesto que no, sino un poco más de memoria. Hoy la vida de un técnico en el banquillo de un gran club es de dos temporadas, no mucho más. Para que dure más tiempo las relaciones humanas son esenciales, son más importantes que el dinero, más importantes que la fama, más importantes que todo. Hay que cuidarlas», insiste aludiendo al recelo sobre su continuidad ante las derrotas. «Por eso me dolía muchísimo cuando leía en la prensa, después de una derrota, que me iban a echar si no ganaba el siguiente partido. Me dolía a mí y a todo el equipo porque estos mensajes filtrados intencionalmente a los medios de comunicación creaban interferencias negativas con la plantilla, creaban dudas y malentendidos», se defiende el entrenador.