Cuando el respaldo pesa más, o menos, que el reconocimiento en el Real Madrid de Zidane

DEPORTES

SUSANA VERA

01 jun 2021 . Actualizado a las 18:22 h.

Zinedine Zidane renunció a un año de contrato cuando era jugador, se fue tras conquistar el tercer título continental consecutivo, de nuevo con contrato en vigor, y ahora se vuelve a repetir exactamente la misma situación. No cabe hablar de apego al dinero y sí a las convicciones y las emociones. Cuando percibe algo que no el gusta, prefiere irse.

Le agradece a Florentino Pérez que le abriese las puertas del Real Madrid, pero ese mismo presidente no ha salido al cruce en los momentos más delicados. Ni se ha sentido arropado ni notaba el respaldo necesario para pilotar un cambio. En ese escenario sería interesante saber quién ficha en el Real Madrid y hasta qué punto pesa la opinión del entrenador.

Se va un técnico con un comportamiento exquisito en las ruedas de prensa, uno de los menos ventajistas a la hora de enjuiciar la labor de los árbitros. Y se queja de que, en el diálogo con los periodistas, se habló poco de fútbol. Ahí quizás las culpas estén repartidas, porque a Zidane se le recuerdan pocas intervenciones para dar cuenta de las decisiones que había tomado antes y durante los partidos, para explicar lo que pretendía.