El Real Madrid muere en la orilla en Euroliga y el Barça vuelve a la Final Four siete años después

Los de Pablo Laso tuvieron en su mano remontar por primera vez en la historia una eliminatoria con 2-0 en contra, pero cedieron ante el empuje turco


El Barcelona volverá a disputar la Final Four de la Euroliga siete años después. El equipo azulgrana, ahora con Pau Gasol, que aspira a conquistar entre el 28 y 30 de mayo en Colonia (Alemania) el único título de clubes que falta en su palmarés, no falló en el Palau y arrolló al Zenit de San Petersburgo en el quinto y definitivo partido de su eliminatoria (79-53), para tener la oportunidad de adjudicarse la que sería la tercera Copa de Europa de su historia tras las ganadas en 2003 y 2010. En semifinales el Barça se enfrentará al Armani Milán, que también necesitó un quinto encuentro en su cancha para imponerse al Bayern de Múnich (92-89), con 34 puntos y 41 de valoración del exbaskonista Shavon Shields. El Anadolu Efes, verdugo del Real Madrid, que rozó el milagro en Estambul (88-83), se jugará el pase a la final contra el vigente campeón, el CSKA de Moscú, que ya había eliminado por 3-0 al Fenerbahçe.

Liderado en ataque por Cory Higgins (15 puntos), Nick Calathes (12), Brandon Davies y Kyle Kuric (11 cada uno), en el mejor partido de Pau Gasol en la Euroliga desde que llegó al Barça (siete puntos, tres rebotes y cuatro tapones y jugador del encuentro más valorado), el equipo azulgrana dirigido por Sarunas Jasikevicius cumplió los pronósticos y no dio opción al Zenit, en el que el exculé Kevin Pangos en esta ocasión no resultó decisivo para dar la gran sorpresa en el Palau, donde triunfara en su día Xavi Pascual. El entrenador catalán fue el técnico que llevó al Barcelona a la conquista de su segunda Euroliga, hace 11 años, y también quien estaba en el banquillo azulgrana en la última participación del equipo en 2014 en Milán, donde fue vapuleado en semifinales por el Real Madrid (62-100).

A finales del presente mes, el Barcelona, líder al término de la fase regular de la Euroliga, con 24 victorias y 10 derrotas, las mismas que el CSKA, coincidirá en Colonia con los tres equipos que le precedieron en la clasificación, ya que tras el conjunto ruso quedaron el Anadolu Efes (22 triunfos) y el Armani Milán (21), en el que militan Sergio Rodríguez y el exazulgrana Malcolm Delaney. En su semifinal que se jugará el viernes 28 de mayo el Barcelona será claro favorito frente al Armani de Ettore Messina, mientras que el CSKA y el Anadolu reeditarán ese mismo día en el último cruce la final que disputaron en 2019 y en la que se coronó el conjunto moscovita, a los mandos del base tinerfeño (83-91).

Singleton, 38 de valoración Antes de que el Barça sellase su ansiado y esperado pasaporte a la Final Four, el Real Madrid acarició la gesta, pero perdió el quinto encuentro ante el Anadolu Efes y se quedó fuera. Nunca en la historia un equipo ha remontado un 2-0 en contra en la Euroliga y el Real Madrid tampoco pudo lograrlo en Turquía, aunque con su heroica actuación estuvo muy cerca de una hazaña sin precedentes.

Después de igualar la eliminatoria en el WiZink Center, el Madrid tuvo opciones de conseguir un hito con el que soñó hasta los últimos 15 segundos, cuando con 83-80 un triple de Sergio Llul se estrelló en el aro y Jaycee Carroll cometió una personal tras el rebote capturado por Chris Singleton, autor de 26 puntos y ocho rebotes para 38 de valoración.

El expívot azulgrana se encargó de sepultar al Real Madrid junto a Vasilije Micic (18 puntos y cinco asistencias) y el exjugador del Unicaja Krunoslav Simon (17 puntos), cuyo último triple dinamitó la serie a falta de 38 segundos (83-80). El exbase del Baskonia Shane Larkin acabó con 10 puntos, cinco rebotes y cuatro asistencias.

El resucitado Real Madrid, pese a los 17 puntos de Nico Laprovittola, los ocho puntos y siete capturas de Edy Tavares y el gran trabajo colectivo -todos anotaron, salvo Jeffery Taylor-, tuvo que rendirse al final ante el poderoso Anadolu Efes, uno de los tres principales candidatos a conquistar este año la Euroliga, al que dio muchísima guerra un equipo blanco que siempre exhibe carácter y orgullo.

El conjunto de Pablo Laso, que aspiraba a disputar su séptima Final Four en las últimas ocho ediciones disputadas -la Euroliga de 2020 se canceló a causa de la pandemia-, se despidió con honor en los cuartos de final, lastrado tras las marchas de Facu Campazzo y Gaby Deck a la NBA, por las dos primeras palizas sufridas en Estambul y, en el quinto encuentro, por su falta de puntería desde el exterior (14 de 38 triples, para el 36,8% de acierto), mientras que el equipo turco terminó con 14 de 29 en triples, liderado por Micic, Singleton y Simon. En el equipo más laureado de Europa, Llull solo pudo encestar dos triples de nueve intentos. Los dos últimos consecutivos a la desesperada en sendos ataques finales frustrados de los blancos, cuando el Anadolu, más certero en los momentos clave en el tramo decisivo, ya tenía encarrilada su tercera victoria camino de la Final Four.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Real Madrid muere en la orilla en Euroliga y el Barça vuelve a la Final Four siete años después