Sergio Vallejo: «Tenía tal cansancio que había días que me costaba hasta levantarme»

El palista sufre el virus Epstein-Barr, que lo apeó del camino de los Juegos. Una dolencia similar también forzará la retirada de Bea Gómez


Pontevedra / La Voz

La pasada semana Sergio Vallejo y Adrián Sieiro sorprendían en Trasona al no clasificar su C2 1000 para el Preolímpico de Hungría. Ese mismo día, Vallejo reconocía que desde hacía un tiempo se levantaba cansado, con tanta fatiga que se le hacía un mundo tener que subirse a la canoa. Bea Gómez, que en el Open de Primavera buscaba plaza para el Campeonato de Europa, quedó en el décimo cuarto puesto y perdía todas las opciones olímpicas. «Tenía tal cansancio que había días que no me costaba hasta levantarme», reconoce la nadadora, que después de esa competición pudo poner nombre a lo que sufría desde hacía meses. Una prueba serológica dio respuesta a esas analíticas alteradas que en un principio pensó que podían ser resultado de un sobreentrenamiento. Pero no se trataba de eso. Sufría un virus de la familia de los herpesvirus, concretamente el citomegalovirus, similar a la mononucleosis, para el que no existe más tratamiento que el descanso, algo difícil de compaginar con el deporte de élite.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Sergio Vallejo: «Tenía tal cansancio que había días que me costaba hasta levantarme»