El Río Breogán guardó para el final su mejor versión

Un parcial de 24-9 en el último cuarto del partido lo salvó de otra derrota ante el TAU Castellón: 77-75


Al Río Breogán le bastaron 10 minutos de su mejor versión para cobrarse la ansiada revancha ante el TAU Castellón y poner a buen recaudo el liderato de la liguilla de ascenso. Los celestes afrontaron el último cuarto con 13 puntos por debajo en el marcador, después de 30 minutos sin continuidad en su juego. y acabaron llevándose la victoria en un final taquicárdico gracias a un parcial de 24-9.

A diferencia del partido anterior en el Pazo ante el HLA Alicante, el encuentro arrancó con los dos equipos con el freno de mano sin bajar, con más fallos que aciertos y el marcador moviéndose a un ritmo parsimonioso. Ya se había consumido más de medio cuarto y ninguno había conseguido poner dos dígitos en su cuadrícula. El Breo, con problemas de fluidez en el ataque estático y dificultades para contrarrestar la superioridad física de Tomas Pavelka (2,17) en el poste bajo, se inspiró con la salida a escena de Sergi Quintela y dos canastas consecutivas de Kevin Larsen que le permitieron alcanzar el final de la primera manga con una pequeña ventaja.

Los momentos de lucidez con los que cerró el acto inicial los trasladó al segundo cuarto. Mateo Díaz, Iván Cruz e Israel Gutiérrez aportaron frescura y mejores ideas al plan de un Río Breogán que en un abrir y cerrar se vio 10 puntos arriba (26-16). Un parcial de 9-2 en poco más de un minuto y medio que invitaba a los afortunados que vieron el partido en el Pazo a pensar que se consumaría la revancha. Pero los de Epi volvieron a caer en los errores del comienzo y la ventaja fue menguando de forma paulatina. El TAU sacaba petróleo de las dificultades del Breo para anotar y no solo consiguió estrechar el electrónico, sino que además se fue al descanso con ventaja gracias a un parcial de 3-12 en el tramo final. «Va a tocar sufrir», se empezaba a temer en la grada.

El tercer cuarto comenzó con Sergi Quintela acumulando más méritos para ser elegido como uno de los mejores hombres en los celestes. Seis puntos consecutivos suyos volvían a poner al Breo por delante de un TAU que volvió a explotar los centímetros de Pavelka y el atasco ofensivo al que volvió al Breo para firmar un parcial de 6-19 que hacía temblar los cimientos del Pazo. Epi buscó con ahínco la reacción con retoques y rotaciones, pero lejos de mejorar, las cosas fueron a peor por la efectividad del equipo castellonense en los triples. El último cuarto iba a comenzar con el TAU bastante distanciado en el luminoso (53-66). Una desventaja que se antojaba insalvable con el rendimiento y los porcentajes hasta ese momento.

Pero con tanto talento en el grupo, dar por muerto al Breogán es un grave error. Con un parcial de 10-0 volvía a abrirse el partido. El TAU ya no acertaba en los triples y se mantenía con vida gracias al acierto en los tiros libres, un recurso que también supo exprimir el equipo de casa por mediación de Salva Arco cuando al partido ya solo le quedaban segundos. Otra victoria a base de garra y calidad.

Consulta aquí las estadísticas del partido

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Río Breogán guardó para el final su mejor versión