Un clásico agitado, jugado a lo que quiso el Madrid


Fue un clásico entretenido para el espectador, agitado, en el que pasaron muchas cosas. Quizás se jugó más a lo que quiso el Madrid, pero el Barça tuvo ocasiones para empatar en la recta final.

En la primera parte, esa sensación de que pasaba siempre lo que necesitaba el equipo blanco fue más notable. Cada vez que recuperaba el balón en posiciones adelantadas hacía mucho daño a la contra con acciones de Fede Valverde, Benzema, Vinicius y Lucas Vázquez. El Barça no ajustaba bien y dejaba muy solos a sus centrales y, en las contras, el Madrid hacía continuos tres para tres con los que generaba mucho peligro. Lo del Barça fue jugar en el alambre, a la ruleta rusa. Porque, cuando eres capaz de acabar jugadas, bien, ahí no había ningún problema, pero cuando no lo hacía y perdía balones en la salida, al no ajustar bien en las ayudas a sus defensas, pues el Madrid hacía mucho daño.

Tras el descanso, el Barça cambió el sistema, pero la sensación fue la misma. Los visitantes querían y tenían el balón, pero cada contra del Madrid era un uno para uno con Mingueza y Lenglet. El Madrid disfrutaba jugando a campo abierto y se veía que podía hacer así el tercero en cualquier momento. El gol de Mingueza volvió a meter al equipo de Koeman en el partido y, con los cambios, con la entrada de Isco, Asensio y Marcelo, el Madrid parecía contener un poco mejor a su rival. Al menos así fue hasta el arreón final, porque el Barça pudo empatar perfectamente con las últimas jugadas del partido.

En cuanto a los nombres propios del clásico, Benzema estuvo muy bien en la primera parte. Es el jugador con más talento e hizo mucho daño apareciendo en zonas intermedias. Ese primer pase de seguridad lo hacía él y desde ahí el Madrid lanzaba a Vinicius y Valverde. Más allá del primer gol, que es una genialidad, hizo un partido soberbio.

En cuanto a Messi, el Barca le encontró más en la primera parte, a la espalda de Casemiro, pero quizás le faltó último pase. Posiblemente esperábamos que apareciera más y resolviera alguna jugada, pero la lluvia y el campo tampoco le ayudaron a que pudiera desarrollar todo su juego.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un clásico agitado, jugado a lo que quiso el Madrid