El Masters recupera el público y parte de sus rituales

El campeonato vuelve a celebrarse en abril y con espectadores tras su excepción de noviembre por el covid y retoma parte de su liturgia, pero aplaza aún el torneo de pares 3


Dos años después, el público cruzó ayer las puertas de Augusta National para dar por iniciada la semana del torneo, que no arranca el jueves (Movistar Golf, 21.00) con la competición, sino el lunes con los entrenamientos, un atractivo más. El Masters, después de ofrecer una versión de circunstancias que permitió salvar su celebración el pasado noviembre pese a la pandemia, se parece ahora algo más al Masters, dos años después de su última celebración en primavera. Habrá campeón, como siempre desde su segunda edición, en 1935, el segundo domingo de abril. Y, sobre todo, el campo recupera sus condiciones más exigentes, con greenes duros y rápidos, complicados para parar la bola desde la calle, veloces para medir distancias y caídas con el putt. El primer grand slam del año, que en el 2020 se convirtió en el tercero y último del calendario —el Open Británico ni se disputó siquiera—, es el más joven de los majors, pero quizá por eso construyó su personalidad en una liturgia particular y en el respeto a las leyendas del golf. En contra de lo que se pensó inicialmente, no habrá esta vez, la víspera del inicio del Masters, torneo de pares 3, la pachanga de los miércoles en la que los jugadores comparten una partida desenfadada con sus familiares como cadis. Pero sí se recuperan dos de las iniciativas más recientes para refrescar la imagen del evento, el torneo para niños de Drive, Chip and Putt y el campeonato femenino amateur.

El público regresó ayer sin la obligación de presentar resultados de PCR negativos, salvo aquellas personas con acceso a determinadas zonas. Pero la organización mantiene el ya habitual protocolo de seguridad por el coronavirus: el uso de mascarilla, la distancia de dos metros respecto a otros espectadores, la desinfección de manos y el pago obligatorio con tarjeta dentro del club.

«Tras el éxito del Masters de noviembre, cuando tuvimos en el campo el personal esencial, confiamos en nuestra capacidad para invitar con responsabilidad a un número limitado de aficionados a Augusta en abril», había avanzado en enero Fred Ridley, presidente del Augusta National. El pasado otoño solo se pudo ver alrededor de los greenes a los socios del club con sus características chaquetas verdes.

En aquel atípico Masters de noviembre el campo se comportó más amable, con greenes más receptivos y no tan rápidos como de costumbre. Unas condiciones que facilitaron más tarjetas bajas de lo habitual y que Dustin Johnson ganase su primera chaqueta verde con 20 golpes bajo par, el mejor resultado de la historia en Augusta. Esta semana se espera un recorrido tan complejo como acostumbraba. Así al menos lo sintió Lee Westwood —con 19 presencias en Augusta a sus espaldas— en marzo, después de dos rondas con su hijo Sam, de 19 años. «Jugamos a menos de diez grados con los greenes duros como piedras. No había forma de parar la bola en el green. Nunca me he encontrado un Augusta tan difícil, ni siquiera en el Masters», aseguró el inglés.

Mañana se celebra otra de las tradiciones, una que no se detuvo el otoño pasado por la pandemia, la cena de los campeones. Dustin Johnson avanzó el menú que ofrecerá como defensor del título: rollitos de bacon y langosta con tortitas de maíz fritas para empezar, ensalada de la casa y ensalada césar a continuación y puré de patata con verduras antes de servir filete mignon y lubina marinada. Para el postre, pastel de manzana y melocotón con helado de vainilla.

El PGA discrepa del béisbol y mantiene sus eventos en Georgia pese a su polémica ley

La mayoría republicana permitió ahce unos días aprobar una ley que limita el derecho de voto en Georgia, exigiendo nuevos requisitos, por ejemplo, para ejercer el sufragio por correo. La medida ha generado una profunda controversia, también en el mundo del deporte de Estados Unidos. La liga profesional de béisbol retiró la organización del partido de las estrellas a Atlanta, como reacción a la ley. Y la decisión encontró la respuesta del expresidente Donald Trump, quien pidió el boicot para el campeonato y sus principales patrocinadores.

El PGA Tour de golf, en cambio, avanzó que no alterará plan alguno en cuanto a sus eventos en Georgia. Ni nada afectará al Masters. De hecho, el circuito destacó el «excelente» impacto que los campeonatos profesionales tienen en sus territorios y en diferentes organizaciones benéficas, que se verían perjudicadas por cualquier tipo de boicot. El Tour Championship se juega cada año en Atlanta, capital de Georgia, pero la continuidad del PGA allí, matizó el circuito, «no debe interpretarse como una indiferencia ante la conversación actual sobre los derechos de voto», sino que apoya que cualquier proceso sea «más fácil para todos los ciudadanos».

Spieth celebra una victoria después de casi cuatro años de sequía sin títulos

La semana previa al Masters, los jugadores se debaten entre jugar y ganar sensaciones o descansar y llegar frescos a Augusta. Aquellos que caminan entre dudas suelen ser los más proclives a competir en el torneo previo. Como Jordan Spieth, el golfista que sacudió los cimientos de su deporte con su sutil irrupción entre los años 2015 y 2017. No destrozó los campos a cañonazo, sino que los acarició con putts precisos, como si hubiesen nacido de complejas fórmulas ideadas por su cadi, el matemático Michael Geller.

Pero un buen día, después de asombrar con tres grand slams con solo 23 años cumplidos (el Masters y el US Open en el 2015 y el Open Británico en el 2017), coqueteando con varios récords de precocidad, la magia abandonó a Spieth. Hasta el domingo, cuando ganó el Valero Texas Open, casi cuatro años después de su anterior victoria, la número 11 en el PGA Tour.

El jugador de Dallas ya venía mostrando una notable recuperación en su juego, pero le faltaba un título. Su demostración en Augusta en el 2015 le devuelve por derecho propio el protagonismo de cara al Masters, donde ya demostró, con su victoria con -18, que es capaz de todo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

El Masters recupera el público y parte de sus rituales