El Lugo le perdona la vida al Castellón y sigue anclado en la zona baja (0-0)

David Cofán LUGO / LA VOZ

DEPORTES

Óscar Cela

Pese a ser superiores y tener más ocasiones, los de Luis César mostraron una alarmante falta de gol. El empate los mantiene a seis del descenso y sin perder en casa desde octubre

21 mar 2021 . Actualizado a las 21:00 h.

Decepcionante empate de un Lugo que dejó escapar con vida al Castellón, aumentando la agonía en la lucha por la salvación. Aunque superior, la falta de gol es un signo alarmante que tiene difícil remedio.

El Lugo estuvo cómodo en el primer acto. Como es ley con el entrenador arousano, el equipo llevaba la iniciativa con paciencia, aprovechando el dinamismo y verticalidad de sus extremos. Appiah demostró con tres internadas en los diez primeros minutos, que como en Girona, el iba a ser el principal quebradero de cabeza para el contrario.

El Castellón apenas generaba peligro y lo único que les faltaba a los lucenses era el dichoso último pase, para poder generar así ocasiones de verdadero peligro. Ese último pase llegó a los 22 minutos con un remate de cabeza de El Hacen a bocajarro que detuvo Whalley con una parada magistral. La jugada del Lugo fue de quilates, masticada con calma y ejecutada con vértigo.

Cuando parecía que el Castellón se desperezaba y merodeaba las inmediaciones de Cantero, el Lugo mostraba su lado más letal a la contra, aprovechando el dinamismo de Appiah, mostrando nuevamente su superioridad en el campo. Pero el gol se resistía y los de La Plana crecían ante la desesperación local. Antes de terminar el primer tiempo los de Luis César pudieron llevar el partido a su cauce con algunas oportunidades bastante peligrosas, pero sin el gol, todo debía resolverse en una tensa segunda mitad.

Los rojiblancos siguieron a lo suyo en la reanudación.. Nada más arrancar un venenoso balón del Puma encontró solo en el segundo palo a Appiah, que falló con estrépito. Pese a ocasiones tan claras, el Lugo no podía relajarse, ya que el Castellón contestaba también con fiereza. El partido se animó en un intercambio de ocasiones que casi termina con un gol de Carrillo tras un error grosero de la zaga blanquinegra. Aún era pronto pero el conjunto de Luis César estaba empezando a perdonar.

Si en el ataque destacaba Appiah, en defensa Diego Alende se convirtió en un auténtico valladar, superando incluso el papel de Venancio. Rápido al corte, moviendo el balón con criterio e incluso generando peligro a balón parado. Un error de Torres en a salida lo subsanó con una acción de mucho nivel defensivo.

El partido llegaba al ecuador del segundo acto con un bajón de juego que obligó a mover el banquillo al entrenador arousano introduciendo un triple cambio. Barreiro, Luis Ruiz y Gerard Valentín entraban, echándose en falta la incorporación de Hugo Rama, necesario para darle al Lugo la fluidez que comenzaba a perder en beneficio de un escenario más físico.

Los cambios dieron la razón a Luis César. Como mínimo su equipo había conseguido volver a imponer su ritmo en el partido, refrescando las bandas e intimidando de nuevo al Castellón. De todos modos acabó metiendo a Hugo Rama, sacando todo el arsenal disponible.