La federación española de fútbol recula y no habrá público en las finales de Copa

Amador Gómez COLPISA

DEPORTES

Tras la desautorización de Sanidad, el organismo que preside Luis Rubiales acuerda con la Junta de Andalucía que se disputen a puerta cerrada

19 mar 2021 . Actualizado a las 08:54 h.

Definitivamente, no habrá público en el estadio de La Cartuja en la final de Copa de 2020 entre el Athletic y la Real Sociedad que se disputará el 3 de abril. Por supuesto, tampoco en la del 2021 que el equipo bilbaíno y el Barça jugarán en el mismo escenario el día 17. La federación, de común acuerdo con la Junta de Andalucía, pretendía que el derbi vasco se disputase ya con aficionados en las gradas, pero tras la desautorización pública del Gobierno central, a través del Ministerio de Sanidad, dio este jueves marcha atrás y anunció que la final entre el Athletic y la Real se disputará a puerta cerrada. La FEF, sin embargo, insistió en que, según datos actuales en Sevilla aportados por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, «la celebración de dicho encuentro con afluencia de público supondría la calificación de riesgo epidémico moderado por covid-19, lo que permitía la asistencia de un aforo limitado».

Tras filtrar el día anterior el organismo que preside Luis Rubiales su intención de que la final Athletic-Real se disputase ante 12.000 o 15.000 aficionados -de la provincia de Sevilla-, es decir, entre el 20 y el 25% del aforo de La Cartuja (60.000), a la FEF y a la Junta de Andalucía no les quedó otra salida que descartar su plan. Después de que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, proclamase con contundencia la tarde del miércoles que «no es adecuado, oportuno ni conveniente» la presencia de espectadores en el fútbol profesional, la FEF y la Junta de Andalucía aseguraron este jueves que «se ha valorado especialmente el hecho de que las aficiones no puedan desplazarse y acudir al estadio de La Cartuja».

Antes de que la ministra de Sanidad vetase la propuesta de Rubiales, aunque la competencia fuese de la Junta de Andalucía, también el Gobierno vasco rechazó la asistencia de aficionados en La Cartuja, y el lehendakari, Iñigo Urkullu reconoció este jueves que «la afición vasca tiene que jugar un partido más importante que la final de la Copa del Rey, el partido contra el virus». Tanto el Athletic como la Real Sociedad ya comunicaron «que acatarían cualquier decisión» sobre la presencia o no de público. «La federación española de fútbol ha trabajado siempre dentro del más estricto marco de cumplimiento a las decisiones de las autoridades sanitarias, siendo siempre sensibles a sus recomendaciones», aseguró este jueves la FEF. También recordó, como ya sabía muchísimo antes de lanzar su fallida propuesta, que «la situación epidémica actual y las medidas establecidas que suponen el cierre perimetral de la movilidad, tanto para la comunidad autonómica de Andalucía, como de la provincia de Sevilla, hacen inviable que aficionados no residentes en la provincia puedan acudir a presenciar dicho encuentro».