Test de resistencia sin Casemiro

El equipo blanco defiende la renta obtenida en la ida frente al Atalanta, de nuevo con Sergio Ramos en la defensa, pero sin el brasileño en la medular


colpisa

Tras enlazar dos eliminaciones seguidas en octavos dentro de su competición fetiche, al Madrid se le presenta una buena oportunidad de franquear por fin la barrera. El gol de Mendy en Bérgamo da al conjunto de Zidane una valiosa, aunque exigua, renta que el trece veces campeón de Europa tendrá que defender para seguir adelante en la Liga de Campeones, principal asidero a fin de mantener viva la ilusión de la parroquia blanca en una temporada en la que la escuadra de Chamartín viene haciendo desde hace meses la goma en la Liga, golpeado por una plaga de lesiones brutal y una lacerante pobreza de recursos ofensivos con la que acarrea desde la marcha de Cristiano Ronaldo. Evitarlo es el objetivo del Atalanta, un conjunto italiano ambicioso y descarado que llega con pocos complejos y sin nada que perder.

La vuelta de Sergio Ramos, recuperado a marchas forzadas de la operación en el menisco de la rodilla izquierda a la que se sometió a comienzos de febrero, dota de jerarquía y experiencia a un equipo blanco que sufrirá la sensible baja de Casemiro, castigado por acumulación de amarillas. El mediocentro brasileño es una pieza clave en el engranaje de este Madrid cogido con pinzas. Se ha perdido cuatro partidos en lo que va de curso y el balance para su equipo no es halagüeño: una victoria y un empate en Liga, frente a Athletic y el Villarreal, respectivamente, y dos derrotas, frente al Valencia en el torneo doméstico y el Shakhtar en la Champions. Sin el ‘14’, el cuadro de Zidane pierde mucho más que a la figura que impone orden en la medular; se queda también sin un futbolista de raza y un baluarte en ataque que ha facturado goles determinantes en los últimos meses.

El hueco que deja Casemiro obligará a Zidane a recomponer el once, con varias opciones sobre la mesa. Si mantiene el 4-3-3 que le caracteriza, Kroos o Valverde actuarían como pivotes defensivos, aunque también cabe la posibilidad de que refuerce la medular con un cuarto integrante, e incluso de que se arme con tres centrales y dos carrileros como hizo contra el Elche y replicar así el esquema del Atalanta, si bien la pobre actuación de los blancos contra el cuadro ilicitano invita poco a repetir experiencia. Carvajal, Odriozola, Mariano y Hazard son las otras bajas.

El Atalanta llega como un auténtico torbellino ante la portería contraria que contabiliza diez goles en los cuatro encuentros que ha disputado desde que se apagase frente al Madrid en un choque marcado por la tempranera expulsión de Freuler. El centrocampista suizo no podrá jugar, pero a Gasperini le sobran variantes, empezando por Zapata e Ilicic, este suplente en la ida, pero un talento puro, y siguiendo por Pasalic, que viene de anotar un doblete el fin de semana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Test de resistencia sin Casemiro