Estreno de rojo para Sainz y alerta roja para Mercedes

Verstappen fue el más rápido en una jornada marcada por los inesperados problemas mecánicos de la escudería alemana y la tormenta de arena que azotó el circuito de Baréin


Colpisa

Las primeras ocho horas de trabajo de la pretemporada 2021 de Fórmula 1 dejaron a Max Verstappen como el más rápido y el más trabajador, con un 1:30.674 de tiempo y 139 vueltas dadas al circuito de Baréin. El Red Bull RB16B arrancó el día con problemas para sujetarse en pista, como demostró el propio 'Mad Max' al protagonizar el primer trompo de estos test, pero acabó siendo más que fiable al final de la jornada.

La arena del desierto que azotó el trazado de Sakhir, y que puso en serias dificultades a los pilotos especialmente tras la reanudación de la tarde, fue testigo de excepción de un inesperado pésimo inicio de Mercedes. Acostumbrados a sacar el mazo desde el primer día de los entrenamientos en años anteriores, en este 2021 han comenzado muy mal, sin paliativos. Por la mañana, Valtteri Bottas solo pudo dar seis vueltas por una avería en la caja de cambios nada más comenzar. Perdió más de tres horas y media de las cuatro previstas.

Por la tarde, aunque Lewis Hamilton sí pudo rodar bastante más, aún tuvo serias dificultades para conseguir que el W12 fuese lo suficientemente dócil. Tanto es así que en las 42 vueltas que dio fue incapaz de marcar una vuelta más rápida que, por ejemplo, el novato de AlphaTauri, Yuki Tsunoda. Las caras largas por una avería que impida rodar en condiciones se esperan en Haas (Mick Schumacher tuvo un debut gris, en parte, porque solo pudo dar 15 vueltas por una avería similar a la del Mercedes) o si acaso en McLaren, que ya sufrieron en aquellas pretemporadas con Honda, pero ni mucho menos en los del equipo reinante.

Debut de Sainz, con Alonso en el muro

Para Carlos Sainz fue su primer día oficial de trabajo con Ferrari. El madrileño cogió por la tarde el SF21 (le tocará la mañana de este sábado) de Charles Leclerc, que tuvo un susto al final de la sesión matutina que le obligó a dejarlo aparcado a la entrada de la curva 4. El incidente no tuvo mayores consecuencias, si bien los mecánicos tuvieron que desmontar el suelo del monoplaza rojo para comprobar que todo estaba bien.

Sainz completó sus primeras 57 vueltas como piloto rosso para marcar un quinto mejor tiempo, un quinto constitucional se podría decir dado que es una posición que ya ocupó en varias ocasiones en McLaren. 308 kilómetros (aproximadamente la distancia de un gran premio), en los que tuvo oportunidad incluso a comprobar dónde estaba el límite del coche, con un trompo nada más salir de boxes con los neumáticos fríos.

Pese a que no fue una jornada exenta de problemas, para Ferrari se puede decir que fue un buen día, visto de dónde venían y a dónde quieren ir. Sin embargo, seguro que a Sainz le picó un poco la oreja cuando vio en la tabla de tiempos a su excompañero Lando Norris ocupar la segunda plaza. El McLaren, que por la mañana fue el más rápido con Daniel Ricciardo, acabó el día a poco más de dos décimas de Verstappen.

La tercera plaza de la jornada fue para un Esteban Ocon que estaba más que satisfecho. El francés fue el encargado de estrenar en estos test el Alpine (su pronunciación va a dar mucho juego, ya que no queda claro si es Alpine o Alpín) A521. Con Fernando Alonso muy pendiente desde el muro, la escuadra francesa disfrutó de un muy buen día de trabajo, con 129 vueltas en total. La mañana, dedicada a adquirir datos aerodinámicos con una vistosa parrilla de sensores y mucha parafina (algo que se vio en casi todos los monoplazas) y la tarde centrada en hacer ensayos de clasificación y carrera, con tandas largas y cortas. La arena dio algún susto a Ocon, que probó más veces de las que deseaba las escapatorias, pero todo bien.

Alonso no perdió ripio de lo que veía de su compañero. Con Davide Brivio, jefe del equipo recién llegado, a su lado, el asturiano no se separó de la pantalla de tiempos más que para acercarse a ver algún detalle del monoplaza que conducirá este sábado. Será un día largamente esperado: su primera vez al volante del coche con el que regresa a la Fórmula 1.

Fernando Alonso: «Siento que aún me queda algo por hacer aquí»

David Sánchez de Castro

El asturiano, aunque no estuvo en pista en Baréin, fue protagonista de la rueda de prensa de la FIA

Fernando Alonso tuvo que cumplir con una de las partes que menos le gusta de ser piloto de Fórmula 1, las ruedas de prensa. De hecho, bromeaba diciendo que con el accidente de bicicleta consiguió dos cosas: unas placas de titanio en el maxilar superior que le retirarán en el quirófano a final de temporada y librarse de varios compromisos publicitarios y con los medios.

Alonso vuelve a la F1 en un momento dulce y con ambición. «Pensé que siendo este mi mejor momento, la Fórmula 1 era el lugar donde debía estar. Tengo tiempo en el futuro para repensar alguno de los retos que no he terminado aún. Siento que aún me queda algo por hacer aquí, ganar carreras o campeonatos. Para ello necesitas algo más que motivación: el conjunto mecánico, la suerte, la inercia... Es algo que tenemos que construir en Alpine, con el nuevo nombre. No lo puedo garantizar, pero lucharemos por campeonatos y victorias en el futuro, si hacemos todo lo que tenemos en nuestra mente», aseguró.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Estreno de rojo para Sainz y alerta roja para Mercedes