Messi vota por primera vez en unas elecciones a la presidencia del Barcelona

Esta mañana se dejaron ver también en el colegio electoral Sergio Busquets y Riqui Puig


El capitán del FC Barcelona Leo Messi se presentó en las instalaciones del Camp Nou para votar a las 11.45 h de este domingo en las elecciones a la presidencia del club azulgrana. El jugador argentino, que el 30 de junio de este año quedaría libre si no decide renovar con el Barça, votó acompañado de su hijo Thiago.

Según diferentes medios, es la primera vez que Leo Messi vota en unas elecciones a la presidencia del club azulgrana. Durante esta mañana también votó otro de los capitanes del primer equipo masculino de fútbol: Sergio Busquets, así como Riqui Puig, otro de los componentes de la primera plantilla.

Después de tres horas con los puntos de votación abiertos a las 12 h ya han votado de forma presencial 10.791 socios del Barcelona, que sumados a los 20.663 que lo hicieron mediante el voto por correo suman un total de 31.454 votantes, lo que representa el 28,52% del censo del club. Estas cifras ofrecidas por el club evidentemente superan los votantes que hubo a esta hora en las elecciones anteriores, las cuales no contaron con el voto por correo. Pero si se cuentan tan solo los presenciales significan el 28,52 % del censo. En 2015 fueron 16.185 (14,76%); en 2010, 12.937 (10,90%); en 2003, 12.483 (13,23%); en el año 2000, 10.366 (11,15%); y en 1997, 6.047 (6,58%).

Si se impone Joan Laporta vivirá su segundo mandato al frente del club que ya presidió entre el 2003 y el 2010. Si lo hacen Víctor Font o Toni Freixa se convertirán en el mandatario número 41 en la historia del club. El reto primordial para el vencedor será alejar el fantasma de la bancarrota en un club que todavía controlan los socios y que dejó en su última memoria económica una deuda de 1.173 millones de euros, de los que 266 deben abonarse antes del próximo 30 de junio. La remodelación del Camp Nou, con un controvertido «Espai Barça» que la directiva saliente cifró en 815 millones, y el futuro deportivo, en el que sigue sin dilucidarse qué acabará haciendo Messi, esperan al vencedor de los comicios de hoy.

Las encuestas y el músculo mostrado en la recogida de firmas pronostican el triunfo de Joan Laporta (Barcelona, 1962) el expresidente que vivió la etapa más dorada, si atendemos a la vitrina, de la historia del club. A Laporta —el socio 16.559— le fueron validadas 9.625 firmas, más que la suma de sus dos rivales y más del doble de las que logró juntar el segundo, Víctor Font.

Abogado de profesión, lanzado luego a la carrera política con la formación independentista que él mismo propulsó en el 2010, Solidaritat Catalana per la Independencia, fue diputado autonómico y concejal por Barcelona. En el 2015 volvió a presentar su candidatura para presidir el club pero salió derrotado por Bartomeu.

Laporta concurre esta vez sin un gurú deportivo detrás —en su día tuvo a Johan Cruyff o a Txiki Begiristain— y dejó ver que tiene previsto la emisión de bonos —sin derecho político— para hacer frente a los vencimientos inmediatos de deuda. A cambio de unos intereses a cuatro años vista, promete obtener una liquidez de la que hoy carece el club.

Como preludio a este nuevo intento, colocó una pancarta en las inmediaciones del Bernabéu con el lema «Ganas de volver a veros». Laporta exprimió durante la campaña su pasado como tarjeta. «Mientras Víctor Font preparaba powerpoints en Dubái yo estaba ganando Champions», le dedicó a su principal rival. También se agenció la continuidad de Messi. «Si alguno de los otros dos candidatos gana, será difícil que Leo se quede». Laporta recibió durante la campaña el apoyo del entorno de Carles Puigdemont. Su pareja, Marcela Topor, lo hizo explícito a través de Twitter.

Víctor Font, el empresario que lleva a Xavi como reclamo

Víctor Font (Granollers, 1972) cerró su campaña electoral con un manifiesto de apoyo rubricado por un millar de barcelonistas y apelando a aquellos que todavía no tienen claro qué hacer con su papeleta: «Hay 35.000 socios indecisos», clamó este empresario del sector tecnológico y cofundador del diario Ara.

En las elecciones del 2010, Font integró la candidatura de Marc Ingla. Cinco años después renunció a presentarse como cabeza de cartel pero anunció su intención de concurrir en las siguientes. En junio del 2018 presentó la plataforma Sí al futur con Xavi Hernández como principal referencia: «Apuesto por él como el líder del proyecto deportivo para los próximos diez años». Xavi ocuparía la dirección general y Jordi Cruyff la dirección deportiva. Mostraron su apoyo a Font Toni Nadal —tío y entrenador de Rafa—, el doctor Ramón Cugat o el periodista Antoni Bassas.

«Durante el primer año, la máxima prioridad es salvar el club. Hay que refinanciar la deuda y reestructurar los costes, empezando por la masa salarial», advirtió sobre la grave situación económica que atraviesa la entidad azulgrana.

Font, el socio 72.609 del Barcelona según la última actualización del 2018, respaldó la moción de censura que precipitó la dimisión de Bartomeu y la convocatoria electoral. Le fueron validadas 4.431 firmas de apoyo, más del doble de las exigidas para pasar el corte y convertirse en candidato. Más próximo a Laporta que a Freixa, apostó por «dejar atrás un modelo presidencialista de macho alfa» en referencia al expresidente, hoy su principal rival.

Toni Freixa, un continuista que ve posible fichar a Mbappé

A Toni Freixa (Barcelona, 1968) le persigue la etiqueta de continuista. «Deben decir que lo soy porque no he hecho campaña contra la actual junta. Criticar e incendiar no es lo mejor para el Barcelona», se justificó sobre su mano blanda con Bartomeu. Freixa censuró el operativo policial del BarçaGate. «Cuando hay una actuación judicial, el juez sabe a quién está investigando y la entidad se pone a disposición, no habría que hacer este registro».

Este abogado y empresario, con carné de socio 62.778, fue directivo con Joan Laporta entre el 2003 y el 2005. Dimitió para regresar como portavoz y secretario de la junta presidida en primera instancia por Sandro Rosell y posteriormente por Josep María Bartomeu. Ya fue candidato en las elecciones del 2015 en las que se impuso el propio Bartomeu. Freixa obtuvo entonces el más que discreto respaldo de 1.750 votos. El pasado septiembre anunció su intención de volver a intentarlo. Superó ajustadamente el corte para ser candidato tras conseguir validar 2.634 firmas.

Con el lema de campaña Fidels (fieles) al Barça, Freixa, que se mostró partidario de un nuevo Camp Nou, anunció que su proyecto deportivo pivotará sobre Lluís Carreras, en su día futbolista culé y hoy técnico. Prometió en campaña un acuerdo por cinco temporadas con un patrocinador, una empresa de activos digitales de Hong Kong que le reportaría 60 millones de euros anuales, y abogó por la expansión deportiva: «Nuestro objetivo no es la cuenta de explotación, sino la vitrina. Obviamente que podemos fichar a Haaland y Mbappé».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Messi vota por primera vez en unas elecciones a la presidencia del Barcelona