El bochornoso espectáculo de Benoit Paire: de escupir en la marca del juez a dejarse ganar

El mundo del tenis asiste avergonzado a la secuencia del tenista francés en su partido frente a Cerúndolo en el Torneo de Buenos Aires


A Nick Kyrgios, considerado el malote del circuito tenístico por sus continuas salidas de tono, le ha salido competencia. El mundo de la raqueta presenció con la boca abierta el lamentable show que el galo Benoit Paire ofreció en la primera ronda del Abierto de Buenos Aires. Se medía, en un duelo en el que partía como claro favorito, al local Francisco Cerúndolo, un joven de 22 años, número 137 del mundo, que se acabó llevando el partido en tres mangas por 4-6, 6-3 y 6-1.

El vergonzoso incidente se inició cuando Paire protestó airadamente una bola que el juez de silla había dado como buena en un saque de Cerúndolo. A gritos, el francés insistió para que el juez bajase a la pista para observar el lugar del bote de la pelota, que el de Avignon seguía reclamando. El juez y Paire intercambiaron varios gestos situando la marca, en un poco habitual toma y daca, pero el árbitro decidió entonces mantener la decisión inicial que había tomado. Paire no lo encajó como se debe y decidió escupir ante la misma cara del juez en el supuesto punto en el que él defendía que había botado la bola del argentino. Recibió por ello una advertencia por comportamiento antideportivo.

Pero la advertencia de poco sirvió. Paire siguió visiblemente alterado lo que restaba de partido. Volvió a recibir una penalización y a pedir la presencia en la pista de Jorge Mandl, el supervisor del torneo, que acudió con el objetivo de tratar de calmarlo, un intento que no dio resultado alguno. El francés estaba completamente fuera de sí y del partido.

En el tercer set, con un 5-1 favorable a Cerúndolo, Paire remató su show fallando a propósito y con absoluto descaro, ante la perplejidad absoluta de los allí presentes y de los narradores del encuentro, cometiendo dobles faltas hasta ceder su servicio y dejarse así ganar el partido. Su último saque lo efectuó incluso con uno de los recogepelotas dentro de la pista.

A Paire no le pareció suficiente lo que ocurrió en la pista y, tras el partido, se burló en su cuenta de Twitter de su bagaje en el circuito ATP con una imagen en la que mostraba el dinero que lleva ganado, más de ocho millones de dólares, acompañada de dos emoticonos: un beso y un gesto con la mano emulando un corte de manga.

Posteriormente, tal y como recogieron varios medios en Argentina, Paire se dejó ver en una fiesta de uno de los locales de moda de Buenos Aires. No se había arrepentido de nada. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Tags
Comentarios

El bochornoso espectáculo de Benoit Paire: de escupir en la marca del juez a dejarse ganar