Jaque a la burbuja de la Liga

El fútbol español negocia un nuevo escenario audiovisual en medio de la crisis económica por el covid-19, de la fuga de cracks y del declive de sus grandes clubes

Messi y Cristiano estaban en la liga española cuando se firmó el último contrato en el 2918
Messi y Cristiano estaban en la liga española cuando se firmó el último contrato en el 2918

Redacción

¿Seguirán manteniendo los grandes operadores nacionales el cuantioso contrato que pagan a la Liga por sus derechos de televisión, a pesar de la grave crisis económica global provocada por la pandemia? ¿Seguirá el fútbol español conservando su caché en el extranjero pese a la fuga de talentos y la pérdida de potencial de sus clubes? La Liga se juega en los próximos meses mantener su nivel económico, ya que le tocará firmar nuevos contratos en medio de un escenario repleto de incertidumbres.

¿Cómo son los derechos de televisión?

Aunque siempre se refiere en genérico al contrato de televisión, en realidad la Liga divide la venta de sus derechos de explotación audiovisual en diez paquetes, entre los que se encuentra el partido más atractivo de la jornada, los otros ocho restantes de Primera mas el que se da en abierto, la comercialización para el extranjero, los permisos para la emisión en establecimientos de hostelería, los resúmenes en diferentes soportes, la Segunda División... etc. En total, casi dos mil millones de euros netos por temporada (1.890.525.000), como señala la patronal en su último presupuesto (campaña 2019-2020).

¿Cuál es el lote más importante y cuándo termina?

La Liga vendió en el 2018 sus paquetes estrella por valor de 3.421 millones de euros por tres cursos, desde el 2019-2020 al 2021-2022. En concreto, Telefónica pagó 2.940 millones de euros por El Partidazo y otros ocho partidos de cada jornada de Primera División para dar en Movistar, entre los que siempre están los del Real Madrid y el Barcelona; mientras que Mediapro se hizo por 481 millones de euros con el partido en abierto (La Sexta) y la explotación de los derechos en la hostelería, entre otros. Ese contrato vence al término de la próxima temporada (2021-2022) y es el más importante de los firmados (el 60 por ciento de lo que recibe la Liga por toda su explotación).

¿Podrá la Liga mantener o incrementar ese contrato?

La Voz se puso en contacto con la Liga para trasladarle esta cuestión, y desde la patronal reconocen que la situación actual no es propicia para garantizar que esto vaya a seguir siendo así. «En un escenario tan volátil es muy complicado pronosticar qué va a pasar en un futuro», dicen. La crisis económica también afecta a las operadoras e impacta de lleno en el paquete audiovisual dirigido a la hostelería, un sector muy castigado por los cierres y las restricciones. «Cuando esté convocado el concurso, tendremos más claro el escenario», añaden.

¿Cuándo se debería sacar a concurso de nuevo estos lotes estrella?

La resolución del concurso 2019-2022 se hizo público en junio del 2018; mientras que los del trienio 2016-2019 se vendió en diciembre del 2015. Siguiendo estas referencias más próximas, lo normal es que ya se esté cociendo entre bambalinas el futuro contrato. Eso sí, es probable que todavía se espere unos meses más para sacar a concursos los lotes, «momento en el que tendremos más claro el escenario».

¿Qué otros factores ponen en peligro mantener estos ingresos?

Al margen de la crisis económica, que determinará y mucho el futuro contrato, lo cierto es que esta nueva negociación no coge a la Liga en el mejor momento. Cuando se firmó con Telefónica y Mediapro el último acuerdo, Cristiano Ronaldo todavía estaba en el Real Madrid y Messi surfeaba en lo alto de la ola del Barça. Ahora, el portugués está en la Juve, el argentino acaba contrato y podría marcharse este verano y los grandes cracs mundiales están en otras ligas. Además, en junio del 2018, que fue cuando se firmó, Madrid y Barça se habían repartido las cinco últimas Champions. Este curso, definitivo para el próximo contrato, tres de los cuatro equipos españoles cayeron derrotados en los octavos de final de la máxima categoría continental, a pesar de jugar como locales sus partidos de ida (1-4 el Barça, 0-1 el Atlético y 2-3 el Sevilla). Solo el Madrid va con ventaja (0-1).

Renegociación de los contratos firmados, con el peligro francés en el horizonte

La pandemia mundial de covid-19 también está afectando al contrato firmado en el 2018, en lo que se refiere a la explotación televisiva de los partidos de Primera y Segunda División en España. El confinamiento de tres meses del pasado año, las restricciones de movilidad y los cierres y las limitaciones de la hostelería han llevado a los operadores a pedir una rebaja de los compromisos ya firmados.

Según publicó El Economista, la Liga rebajó en 90 millones el dinero que debía percibir de Mediapro para la temporada 2019-2020, toda vez que no pudo explotar como debiera los derechos por el canal Horeca (hostelería). Menos afectada se vio Telefónica, aunque la crisis que vivió el país le llevó a perder unos 75.000 abonados (de cinco millones), aunque ganó en audiencia.

Una rebaja en los contratos firmados que se espera que sea incluso mayor para este curso 2020-2021, dados los cierres y las quiebras en la hostelería. «Al no haber terminado la temporada, no hemos podido evaluar por completo el impacto de la pandemia en los derechos audiovisuales», explican desde la Liga a La Voz.

El objetivo de la patronal es evitar el colapso producido en Francia, en donde Mediapro rompió su contrato con la Ligue 1 al no querer renegociar a la baja el mismo.

Suprimidos por ley los trienios a raíz del pacto de Viana

El pacto de Viana, en el que Irene Lozano (CSD), Luis Rubiales (RFEF) y Javier Tebas (Liga) sellaron un acuerdo para la vuelta del fútbol profesional durante el confinamiento, a cambio de más dinero de la patronal para el fútbol modesto y el deporte español, también puede ser ahora determinante en el nuevo contrato.

Tras aquel acuerdo, se modificó el Real Decreto del 2015 que regula la venta de los derechos televisivos, eliminando la limitación de tiempo en los contratos. Antes, no podía «exceder de tres años», mientras que ahora «se supeditará a las normas de competencia de la Unión Europea».

El último contrato firmado por la Premier League inglesa fue de seis años y Tebas podrá ahora también optar por vínculos largos con los que amortiguar el golpe a corto plazo de la pandemia.

cronología de la venta de los derechos para españa

Un crecimiento desorbitado en apenas un lustro

La Liga experimentó un crecimiento abismal, en cuanto a recaudación por la explotación de sus ingresos audiovisuales, a partir del año 2015, con la firma del Real Decreto Ley, que permitió y reguló la venta centralizada de los derechos de televisión. Hasta ese momento, cada club negociaba directamente con cada operador su contrato, lo que en la práctica permitía a los grandes llevarse casi todo el pastel televisivo.

Así, en el contrato de la temporada 2009-2010 a la 2011-2012, de los 500 millones de euros anuales que Mediapro pagaba a los equipos de la Liga, más de la mitad (unos 280) se los repartían Real Madrid y Barcelona, recibiendo los más humildes unos 12 por temporada. Ambos eran los clubes que más ingresos por televisión recibían de Europa, pero la Liga era la cuarta de las cinco grandes competiciones (la Premier repartía 1.179 millones, la Serie A 911 y la Ligue 1 668, mientras la Bundesliga se quedaba en los 412).

A raíz de la llamada guerra del fútbol, en el año 2012, cuando un grupo de trece equipos amenazaron con no jugar, obligó a intervenir al Consejo Superior de Deportes. El entonces secretario de Estado, Miguel Cardenal, desbloqueó la situación y colaboró para que se firmase el siguiente trienio (2012-2015, con una mejora de contrato y un compromiso para estudiar fórmulas que ayudaron a los equipos más modestos en sus reivindicaciones. El propio Canal Plus, que junto a Mediapro firmó un acuerdo por más de 1.700 millones a recibir en esos tres años, habló entonces de «intervención determinante» y de «un modelo viable para la Liga española y un escenario estable y normalizado para los aficionados al fútbol» tras la publicación del acuerdo.

En el 2015 llegó el Real Decreto Ley que reguló un reparto más equitativo de los equipos de la Liga, firmando para esa temporada un contrato puente de 600 millones anuales. Solo un año, por recomendación de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia.

Desde entonces, se rubricaron dos acuerdos con el nuevo modelo. Desde el curso 2016-2017 al 2018-2019 por valor de 2.650 millones de euros (1.950 de Movistar y 700 de Mediapro); mientras que para las tres temporadas siguientes se acordó con las mismas operadoras por 3.421 millones (2.940 y 481 respectivamente). A estos paquetes por los derechos en España hay que sumarle además otros como Internet o los internacionales, que antes no se explotaban.

Real Madrid y Barcelona, que se negaban a esta venta centralizada, cobran ahora más que antes (165), mientras que el equipo de Primera División con menos ingresos triplica lo que percibía antes (43).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Jaque a la burbuja de la Liga