Paula Dapena, la futbolista que se negó a homenajear a Maradona: «Intento no dar patadas, pero...»

La jugadora se prepara para ser profesora de educación física y confiesa su admiración por Zidane


Hay gestos que tienen mucha importancia. Paula Dapena (Pontevedra, 1996) fue capaz de expresar uno de ellos. Durante un minuto de silencio en recuerdo a Maradona, se dio la vuelta y se sentó en el suelo. Y el mundo miró hacia ella. Su voz y su discurso tienen la misma determinación de aquel gesto que, ya para siempre, formará una parte muy importante de su vida.

-¿Ya ha vuelto a la normalidad tras la explosión de popularidad?

-Sí, sobre todo el primer mes fue un bum, incluso internacional. Fue bastante agobiante recibir tantas llamadas y mensajes. A partir de enero se empezó a calmar. Ahora mi vida sigue igual que antes.

-Por suerte, supongo.

-Sí, por suerte, aunque los mensajes de cariño y apoyo siempre se agradecen, volver a la normalidad viene bien.

-Me imagino que, en su vida personal, aún seguirán comentando el incidente.

-Siempre sale, sí. Cuando le preguntaron a Messi por mí en la tele, las amenazas, los seguidores en Instagram... Por cualquier cosa acaba saliendo el tema de Maradona.

-Tendrá un taco de seguidores.

-Pasé de tener 500 a 14.000.

-Una buena consecuencia.

-Sí, porque mi cuenta la utilizo para subir cosas del equipo o compartir cosas sobre el feminismo. Y tener muchos seguidores te da voz.

-¿Le preguntaron a Messi por usted?

-Sí, Jordi Évole. Respondió que respetaba todas las opiniones. No se mojó mucho.

-¿Cómo le va en la competición al Viajes Interrías?

-Vamos de primeras. El objetivo es ascender y, de momento, ahí estamos.

-¿De qué juega?

-Medio centro defensivo.

-Así que da patadas.

-Intento no darlas, pero... si hay que dar alguna, habrá que hacerlo.

-Tuvo bastantes amenazas.

-Empecé a leer mensajes la segunda semana, porque la primera estuve agobiadísima con entrevistas. Al tener muchos mensajes de apoyo y cariño se solaparon con las amenazas. Por eso no lo pasé mal. Borraba el mensaje y pasaba de ellos.

-¿Y en casa qué le dijeron?

-Que estaban conmigo y me apoyaban. Todos superorgullosos.

-«Volvería a hacerlo». Es lo que más le he leído por ahí.

-Sí. Pese a las amenazas. Ahora tengo voz para muchas cosas.

-Como futbolista, ¿qué opina de Maradona?

-Dentro del campo, unas habilidades espectaculares. Impresionante. Pero no se puede separar la vida personal de la profesional porque eres la misma persona en los dos ámbitos.

-Maradona era un hombre dado a los excesos. Conocemos muchos, pero lo de maltratador, yo lo desconocía.

-Si busca en Internet «Maradona pegando a su exmujer», verá un vídeo en el que la agrede y le tira el móvil al suelo. Igual es una parte de él que no se conoce tanto, pero está ahí.

-Su camiseta se ha vendido muchísimo.

-Sí. Han tenido que encargar más camisetas a China, que tengo que firmar. Y gente de toda España se ha hecho socia del club.

-¿Cómo se interesó por el fútbol?

-Yo empecé en mi colegio a los 5 años. En casa tenía el referente de mi abuelo, que fue profesional en el Pontevedra, en la época del Hai que roelo. Mi padre también jugó mucho. Y eso te anima a seguir. Cuando empecé en el colegio era la única niña que jugaba. El equipo era mixto.

-¿Notaba algún rechazo?

-Había momentos. Algunos compañeros no me pasaban el balón. Siempre jugué de titular y a mis compañeros les fastidiaba que una chica estuviese por delante de ellos y por eso no me pasaban el balón.

-¿Debería ser el fútbol mixto?

-No. Solo hasta cierta edad. En la adolescencia, los hombres, por el desarrollo que tienen, acaban con más fuerza y resistencia. Y las diferencias entre chicos y chicas se hacen muy notables.

-Desde luego, las competiciones femeninas están ganando en interés.

-Sí. Ya se ha conseguido la profesionalización de la Primera División. No es lo mismo que antes, pero aún queda mucho por avanzar.

-¿Deberían cobrar lo mismo hombres y mujeres en el fútbol?

-Las diferencias físicas no deberían afectar a la visibilidad de los deportes en general. Al final, el espectáculo, es el mismo. De hecho, yo disfruto más viendo fútbol femenino. Y sí, hombres y mujeres deberían cobrar lo mismo porque es el mismo trabajo.

-Pero los futbolistas de Tercera también trabajan y no cobran lo mismo.

-El fútbol femenino ha ido con retraso porque vivimos en una sociedad patriarcal donde se considera que el hombre está por encima de lo mujer. La mujer se ha tenido que abrir paso los últimos años para, por lo menos, hacerse visible. A medida que avancemos, el fútbol femenino llegará donde se merece estar. Tardará, pero en algún momento se conseguirá esa igualdad.

-¿Cuales son sus futbolistas masculinos y femeninos, favoritos?

-De pequeña, me encantaba Zidane. Disfrutaba muchísimo con él. Y Xabi Alonso. Ahora con Kroos y Modric. Y en el femenino me encanta Virginia Torrecilla.

-¿Celta o Dépor?

-Celta.

-Defínase en cuatro palabras.

-Uf, qué difícil. Sincera, amable... Humilde y... ¿lo podemos dejar en tres?

-Desde luego. ¿Con qué le gusta entretenerse?

-Me gusta mucho leer. Ver series y películas. Y disfrutar de otros deportes. El tenis, por ejemplo.

-¿Cómo se ve dentro de diez años?

-Espero que siendo profesora de Educación Física, que es mi objetivo y lo que siempre quise ser para poder educar en igualdad y enseñar todo lo que he aprendido estos años.

-¿Mejor pedir permiso o perdón?

-Mejor pedir perdón, pero si estás segura de lo que haces, no tienes que pedirlo.

-¿Deestos, con quién echaría una pachanga: Messi, CR7, Mbappe o Sergio Ramos?

-Si va a jugar en mi equipo, con Messi.

-¿Cuál es el lugar más bonito en el que ha estado?

-Disneyland París.

-Dígame una canción.

-Look at me now, de Charlie Puth.

-¿Qué es lo más importante en la vida?

-Ser feliz.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Paula Dapena, la futbolista que se negó a homenajear a Maradona: «Intento no dar patadas, pero...»