Carlos Sainz, un socio perfecto para Ferrari y sus patrocinadores

David Sánchez de Castro

DEPORTES

FERRARI

El madrileño, que se encuentra en Jerez, donde Pirelli está probando los neumáticos de 18 pulgadas que estarán en la parrilla en el 2022, se lleva a Estrella Galicia 0,0 al equipo italiano

23 feb 2021 . Actualizado a las 09:43 h.

Aunque aún se hace un poco raro para muchos aficionados, Carlos Sainz va adaptándose al 'rosso corsa' de Ferrari. La madurez del piloto la consiguió en McLaren, pero ahora es en un equipo en horas bajas donde el español debe dar el do de pecho, y para ello necesita toda la ayuda posible. Mudarse a Italia (el idioma lo domina perfectamente de sus años en el karting), cambiar de ingenieros, adaptarse a los modos de la Scuderia, aprender lo que significa la leyenda que va a llevar en su mono y, sobre todo, no olvidarse de que a partir de ahora correrá y ganará para Ferrari son tareas que pueden abrumar. No sería el primer piloto con tintes de campeón del mundo a quien el peso del gigante de Maranello le aplasta.

La adaptación de Sainz, de momento, está yendo a la perfección. Sobre él y sobre Charles Leclerc pivota el proyecto de futuro de la Scuderia, y no es casual que en esta pretemporada de escaso kilometraje les dejen rodar en Jerez con un monoplaza de 2019 pero con los neumáticos Pirelli de 2022. Los datos que obtendrán de las nuevas ruedas de 18 pulgadas son clave para la creación del coche de la próxima temporada, en la que se verá toda una revolución con respecto a los que saldrán a rodar en Baréin dentro de un mes.

Ferrari sabía bien lo que fichaba y tanto Sainz como Leclerc se encuentran en Jerez rodando. Este lunes fue el turno del monegasco con el compuesto de mojado intermedio, para lo cual regaron la pista andaluza. En total, 110 vueltas para él. Este martes le tocará el turno a Sainz, que ya sabe lo que es probar con esas nuevas ruedas: lo hizo en 2019, por entonces al volante de un McLaren.

La confianza que inspira Sainz no solo está en sus equipos, sino también en sus patrocinadores. En el contexto actual, los mecenas deportivos han recortado notablemente sus aportaciones. Poner una pegatina es ahora mucho más caro, máxime después del desplome económico que ha supuesto 2020 para todos. La tijera en la aportación a los deportistas repercute directamente en las cuentas de los equipos -y esto vale para todos los deportes-, lo que a su vez puede lastrar el desarrollo técnico por falta de fondos.

Por eso, el anuncio de que Estrella Galicia se ha convertido en socio y, por tanto, patrocinador de Ferrari de la mano de Carlos Sainz, es una buena noticia. No solo para los propios implicados, que son los primeros, sino para la propia industria española. Ferrari es un escaparate como muy pocos en todo el mundo, con un altavoz como la Fórmula 1 que puede llevar a la centenaria empresa de cerveza gallega a unos mercados que hasta el momento estaban algo cerrados para ellos.

Cuando acabe la temporada 2021, ya serán nueve años en los que la empresa de Hijos de Rivera con su marca de cerveza 0,0 acompaña a Sainz. Apostaron por él cuando era una joven (pero firme) promesa del automovilismo aún en GP3 y le han ido acompañando en todos sus pasos en las cuatro ruedas, en las categorías inferiores, y en Toro Rosso, Renault, McLaren y ahora en Ferrari. En aquel primer podio del madrileño en Brasil 2019 también estuvieron presentes, dejando una imagen que se ha estudiado en muchas escuelas de negocio: Carlos Sainz y sus mecánicos brindando con Estrella Galicia en un podio patrocinado por Heineken, una de sus rivales de mercado.

«Continúa el viaje que comenzamos juntos hace tantos años, incluso antes de que fuese piloto de Fórmula 1, ahora en este emocionante capítulo de mi carrera con la escudería Ferrari. Quiero agradecer personalmente a Ignacio Rivera por su confianza y apoyo a lo largo de todos estos años y, por supuesto, a todos los miembros de la familia de Estrella Galicia 0,0. Es un honor para mí seguir trabajando al lado de una marca tan especial con la que comparto tantos valores», agradecía Sainz, en declaraciones aportadas por la marca gallega, que acompañaba con una fotografía del piloto español y Charles Leclerc mostrando en su brazo la pegatina del patrocinio, haciendo oficial así su aterrizaje.