Haaland golpea primero y obliga a la remontada al Sevilla

Dos tantos del delantero noruego, un auténtico obseso del gol, complican la vida al Sevilla, abocado a la heroica en Dortmund


colpisa

Cuando Erling Haaland vio la exhibición de Kylian Mbappé en el Camp Nou seguramente pensó algo como 'yo también puedo hacerlo'. Después de lo visto en el Ramón Sánchez Pizjuán, tampoco quedaron dudas de que el noruego es otro de los privilegiados llamados a dominar el fútbol de la próxima década. Llegaba el Borussia Dortmund con dudas a Sevilla, pero se fue con la eliminatoria en ventaja después de un doblete de su delantero centro, que sembró el pánico en las filas sevillistas y reafirmó su condición de máximo goleador de la Champions antes de la reacción local. Pese a todo, un tanto postrero de Luuk de Jong abrió la puerta a la esperanza, abocada a la heroica en Alemania.

Comenzó tratando de dominar con el balón el Dortmund, buscando también la profundidad en los costados de Guerreiro por la izquierda y del mallorquín Morey en el costado derecho. Sin embargo, el Sevilla fue mucho más directo. Fernando abrió el juego hacia la derecha, donde recibió Suso, que desde la central se la acomodó con la zurda, la buena, y ejecutó con la diestra, menos buena, con la pizca de fortuna necesaria para que el balón se envenenase al tocar en el veterano Hummels.

La reacción alemana al mazazo no fue mala, de hecho, siguió insistiendo en las cercanías del área sevillista, con los primeros destellos de calidad de un jugador diferencial como Jadon Sancho. Que el inglés comenzase a aparecer, asociándose con el veloz Guerreiro por el perfil izquierdo del ataque germano, no era una buena noticia para Lopetegui, cuyo equipo esperaba replegado, quizás demasiado. Merodeaba el Dortmund, pero el empate llegó en una jugada menos elaborada. Haaland se aprovechó del pánico que genera en el equipo rival, pues recibió escorado, atrajo a varios sevillistas y descargó al centro hacia Dahoud. El alemán de origen sirio se encontró con espacio y fabricó un chut inapelable a la escuadra derecha de la portería de Bono, que ya solo pudo recoger el balón del fondo de la red.

Para ser justos, merecía al menos el empate el Dortmund, que además no bajó ni un ápice la intensidad con un resultado más favorable. Con el duelo trepidante, apareció el instinto salvaje de Haaland. Arrancó el noruego desde la medular con una zancada que es una estampida, se plantó en la frontal del área sevillista, cedió a Sancho que le compró la pared para dejarlo solo ante Bono y ya no hubo solución para el Sevilla. En un visto y no visto, 1-2 para los germanos, que no son una maravilla en defensa pero asustan cuando atacan.

La desventaja ya sí obligó al Sevilla a dar un paso al frente, tratando de meter al Dortmund en su propio campo, pero eso dejó espacios para el contraataque, una suerte en la que a punto estuvo de encontrar Haaland el 1-3. El durísimo remate de zurda del nórdico lo desvió a saque de esquina como buenamente pudo Bono. Ni rastro del equipo timorato de la Bundesliga y el Sevilla de nuevo librándose de un castigo mayor en un volea alta de Hummels. Golpe al filo del descanso Con semejante panorama, incluso suspiraba el equipo andaluz por la llegada del descanso como una opción de rearmarse y tratar de llegar vivo a la vuelta en Alemania. Pero no salió indemne en una pérdida de balón gravísima del 'Papu' Gómez. Reus robó y asistió con precisión para Haaland, que si encima llega con ventaja ante el portero rival ya no da opción alguna. Octavo tanto del máximo goleador en la Champions y eliminatoria ya muy cuesta arriba para el Sevilla.

Lopetegui regresó del intermedio con Gudelj en lugar de Rakitic, para darle más solidez a su medular con un doble pivote. No se le pudo negar la presión al Sevilla, pero la sensación no era de remontada. Apenas diez minutos tardó el técnico vasco en meter en el campo a Munir, Luuk de Jong y Oliver Torres, un triple cambio y una variación total del frente de ataque a la desesperada en busca de la reacción.

Es cierto que lo intentó el Sevilla frente a un Dortmund satisfecho con el botín adquirido, pero le faltó contundencia para generar peligro real. Desde el banquillo se intentó todo, pues entró Oscar Rodríguez para agotar los cambios cuando el rival todavía no había ejecutado ni uno. El talaverano tuvo la llave de la ilusión sevillista con su gran golpeo de balón, pero se topó con el poste en un lanzamiento de falta. Todavía quedaba una bala. Cuando comenzaba a agotarse la gasolina, de nuevo Oscar exhibió golpeo, aunque esta vez para asistir en el segundo palo a Luuk de Jong, que remató con sutileza para mantener la ilusión. El Sevilla se verá abocado a la heroica en Alemania, pues Haaland golpeó primero, pero como reza el himno de su centenario, dicen que nunca se rinde.

Ficha técnica:

Sevilla: Bono, Navas, Koundé, Diego Carlos, Escudero, Jordán (Oscar Rodríguez, min. 72), Fernando, Rakitic (Gudelj, min. 46), Suso (Luuk de Jong, min. 60), En-Nesyri (Munir, min. 60) y 'Papu' Gómez (Oliver Torres, min. 60).

B. Dortmund: Hitz, Morey, Akanji, Hummels, Guerreiro (Passlack, min. 76), Dahoud (Meunier, min. 89), Emre Can, Bellingham, Reus (Brandt, min. 79), Haaland y Sancho.

Goles: 1-0: min. 7, Suso. 1-1: min. 19, Dahoud. 1-2: min. 27, Haaland. 1-3: min. 43, Haaland. 2-3: min. 84, Luuk de Jong.

Árbitro: Danny Makkelie (Países Bajos). Amonestó a Hummels y Haaland por el Dortmund y a Oscar Rodríguez y Lopetegui por el Sevilla.

Incidencias: Partido de ida de octavos de Champions disputado en el Ramón Sánchez Pizjuán a puerta cerrada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Haaland golpea primero y obliga a la remontada al Sevilla