El Madrid se pasea ante un Valencia esperpéntico

Ignacio Tylko COLPISA

DEPORTES

AFP7 vía Europa Press

Benzema y Kroos sellaron en el primer tiempo el relajado triunfo del campeón, que lamenta la cuarta lesión de Carvajal en este curso

14 feb 2021 . Actualizado a las 20:09 h.

Pocas veces disfrutará el Real Madrid de un partido tan plácido en Valdebebas. Más que un duelo entre dos clásicos y enconados rivales, pareció una pachanga de solteros contra casados en una tarde primaveral, tras una comida comida copiosa y bien regada. No necesitó apenas esfuerzo el vigente campeón para noquear ya en el primer período a un Valencia que no compareció. Es cierto que la calidad de su plantilla no es acorde a la historia del club, pero no se puede consentir que un equipo profesional salga a jugar de esa manera. Bloque muy atrás, nula presión y absoluta desidia, escenificada en primera persona por Guedes, su esperpéntico fichaje más caro de la historia (40 millones). Como se vio en la jugada del segundo gol, sellado con un pase a la red 'made in' Kroos, los jugadores de Zidane tocaron más fácil aún que en un rondo. Como si enfrente no tuvieran rivales sino conos. Una imagen todavía peor la del Valencia que la mostrada por el Getafe recientemente en este mismo escenario.

El problema de ganar tan fácil como hizo el Real Madrid es que se corre el riesgo de ver la realidad distorsionada, de hacerse falsas ilusiones. Encadena tres victorias ligueras consecutivas, ante Huesca, Getafe y Valencia, sigue aún la estela del Atlético y tiene cierta semejanza con ese equipo que ganó la Liga tras el confinamiento con un juego muy práctico, líneas juntas y firmeza defensiva, pero los resultados hay que valorarlos frente a enemigos de más enjundia. A este ritmito, o contagias a los adversarios y les llevas a tu terreno, o salvo milagro no puedes competir en el fútbol moderno ante los cocos europeos. La ventaja para el Madrid, pese a la recaída de Dani Carvajal, es que suma tres puntos sin desgastarte, lo que no es poco en tiempos de pandemia y un calendario sin tregua.

Comenzó el duelo con Kroos y Carvajal como deseadas novedades en el equipo local y con el estreno del central portugués Ferro en el conjunto de Javi Gracia, que vio el partido en un palco privado por sanción. Doble castigo para el navarro. Para empezar, susto en un pisotón sin querer de Correia a Benzema que se pidió tímidamente como penalti desde el banquillo local. Fue una acción involuntaria pero saltaron las alarmas porque Karim cojeó y se dolió del tendón de Aquiles, una zona muy peligrosa. Se recuperó el francés y pronto abrió la senda de la victoria. Bien perfilado cerca del área, la colocó con el interior de rosca, lejos de Jaume, inseguro toda la tarde. Los defensores ejercieron de espectadores sin pagar entrada ante su bestia negra. Seis goles ha firmado Benzema ante esta rival en los últimos cinco partidos. Antes, Casemiro también halló una autopista para probar desde lejos y a punto estuvo de sorprender al portero visitante, que se lanzó fatal pero desvió 'in extremis' con el pie, como si fuera un penalti.