España jugará mañana ante Grecia por una plaza en las semifinales de la Copa ATP

En las antípodas de Australia, la organización de Wimbledon planea una edición «con aforo reducido»


EFE / Melbourne

El encuentro España-Grecia, que determinará el semifinalista proveniente del grupo B de la Copa ATP, ha sido reprogramado al turno de mañana del viernes y a la pista John Cain Arena tras las modificaciones introducidas para celebrar el mayor número de partidos en pista cubierta por la alta probabilidad de lluvia y tras el parón ayer de partidos por la detección del contagio de un trabajador de uno de los hoteles donde se hospedan los jugadores en Melbourne.

El combinado español tan sólo tendrá que ganar uno de los tres puntos que se disputarán para acceder a unas semifinales en las que se enfrentaría a Italia. Rafa Nadal, que continúa con problemas en la espalda, volverá a causar baja en las filas hispanas, repitiendo el equipo con Pablo Carreño y Roberto Bautista en los duelos individuales, frente a a Michail Pervolarakis y Stefanos Tsitsipas, respectivamente.

Carreño y Bautista se ejercitaron en la tarde de hoy jueves tras recibir los resultados negativos del test al que se sometieron tras detectar un caso positivo entre el personal del hotel Gran Hyatt en el que realizaron la cuarentena. 

El otro cruce de cuartos pendiente

Además del España-Grecia, también se jugará el trascendental cruce entre Serbia y Alemania que determinará el último semifinalista de la segunda edición de la Copa ATP. La pista central Rod Laver Arena acogerá en primer lugar los individuales, los cuales enfrentarán a Filip Krajinovic con Jan-Lennard Struff; y a Novak Djokovic con Alexander Zverev. Acto seguido será el turno del punto de dobles, que disputarán los serbios Nikola Cacic y Dusan Lajovic ante los alemanes Kevin Krawietz y Andreas Mies. El ganador de este duelo tendrá como rival en la antesala de la final a la poderosa Rusia encabezada por Daniil Medvedev y Andrey Rublev.

Las reservas de Wimbledon

Los organizadores del torneo de Wimbledon, que se celebrará del 28 de junio al 11 de julio, planean una edición «con aforo reducido», aunque no descarta que se pueda hacer al máximo de capacidad.

El tercer Grand Slam del año fue el único que no se jugó en 2020 debido a la pandemia del covid-19, en la que resultó la primera cancelación del torneo desde la Segunda Guerra Mundial. El resto de Grand Slams sí se pudieron jugar, ya fuera sin público, como el US Open, o con una presencia muy reducida de aficionados, como Roland Garros.

«Nuestra aspiración es hospedar el mejor torneo posible, con la seguridad de los aficionados, los trabajadores y los jugadores como la mayor prioridad», manifestaron los responsables de Wimbledon hoy en un comunicado público. «Nuestros planes están centrados en celebrar un torneo con capacidad reducida de aficionados, pero no podemos descartar aún ningún otro escenario», añadió.

Wimbledon, a cinco meses de la fecha de inicio, trabaja con las autoridades competentes y con el Gobierno británico para saber cómo actuar y viendo cómo se las ingenian en el primer Grand Slam de la temporada. El Abierto de Australia, que arranca el próximo lunes, lo hará con medidas muy restrictivas que han obligado a sus participantes a realizar cuarentenas de 14 días, así como test con mucha frecuencia.

El último contratiempo en el major oceánico ha sido el contagio de un trabajador de uno de los hoteles donde se hospedan los tenistas, que ha obligado al aislamiento de 600 personas, entre jugadores y empleados.

La situación de la pandemia en Reino Unido es preocupante, con más de 1.000 muertos diarios, pero la vacunación avanza a gran ritmo, con más de 10 millones de personas inmunizadas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

España jugará mañana ante Grecia por una plaza en las semifinales de la Copa ATP