Alejandro Gómez, cuando la muerte inmortaliza tu legado

Isidoro Hornillos

DEPORTES

XOAN CARLOS GIL

01 feb 2021 . Actualizado a las 20:10 h.

Alejandro Gómez acabó ayer su última carrera. Se enfrentó a un tumor que se instaló en su cerebro hace pocos meses, por sorpresa, sembrando de incertidumbre y tristeza a la familia atlética.

El imprevisto desafío de la naturaleza, a veces caprichosa y traicionera, quiso que en la línea de salida el Galgo de Zamáns se ubicara junto a una cruel enfermedad. El vigués, como siempre hizo y curtido en mil retos, dio la cara, desplegando todas sus fuerzas y consumiendo hasta el último aliento de su energía.

La naturaleza, la misma que le otorgó un magnífico talento para ser un corredor que tuteaba al poder africano, hizo gala de su superioridad, mucho antes de lo sospechado. De esta forma, la muerte nos arrebata a una leyenda del atletismo y viste de luto al deporte gallego, inmortalizando, a la vez, su recuerdo y su legado ante una sociedad afligida también por otras tragedias.