Las Vegas confía en Kansas para la Superbowl

DEPORTES

Las apuestas en los casinos y los expertos coinciden: los Chiefs son favoritos en el partido más importante del año, al ser más bloque, los vigente campeones y un huracán ofensivo

29 ene 2021 . Actualizado a las 22:39 h.

Sí, los focos estarán sobre Tom Brady y Patrick Mahomes. No cabe duda. Pero la Superbowl, el mayor espectáculo deportivo de Estados Unidos, será mucho más que la batalla personal entre los dos quaterbacks. Por primera vez en la historia, un equipo jugará como anfitrión el partido en el que se decide el Super Tazón. Ese honor lo tendrá el Raymond James Stadium y los Tampa Bay Buccanners que, ni a pesar de su condición como locales, parten como favoritos al título. Los casinos de Las Vegas, más dados a ganar que a perder dinero, creen que los vencedores serán los Kansas City Chiefs. Los expertos también. Por algo son los vigentes campeones y el mejor equipo de la temporada.

No es casualidad que el conjunto dirigido por el técnico Andy Reid está en todas las quinielas para lograr el bicampeonato. Los de Misuri finalizaron el torneo regular con un récord de 14 victorias y 2 derrotas. Y al 70% de su potencial. En la ronda final de la división se deshicieron de un plumazo de los Cleveland Browns por 22-17, reservando fuerzas para el partido definitivo de su conferencia, la AFC, donde se enfrentaron a los Buffalo Bills. Aunque los de Nueva York empezaron asestando los primeros golpes, el conjunto comandado por un excelso Patrick Mahomes se rehízo para noquear a su rival con seis series ofensivas consecutivas que dejaron el marcador en 38-24.

En ese duelo, previo a la Super bowl que se celebrará el próximo día 7 de febrero, los Chiefs demostraron todas las características que lo hacen favorito. El factor diferencial que encarna Patrick Mahomes se presupone. El joven quaterback de 25 años, del que dicen que tiene un rifle en el brazo, está en el mejor estado de forma de su carrera, pero no es el único. Kansas es un equipo más hecho que los Buccanners, que dependen más de su superestrella, Tom Brady.

Los otros «cracks»

El velocista Tyreek Hill es el otro gran nombre propio de los de Misuri. Inalcanzable, un cuchillo ofensivo, está considerado el jugador más rápido de la competición, un Usain Bolt del fútbol americano. Clave en la victoria de la Superbowl pasada, forma un dupla exquisita con un Mahomes que conecta con él como si llevaran jugando juntos desde el patio de la guardería.

En la vanguardia ofensiva del equipo de Andy Reid también destaca Travis Kelce. Jugador de 1,96 metros y 118 kilos. Un armario empotrado. El de Ohio se salió en la final de conferencia con 13 recepciones y 118 yardas, distancia solo superada por Hill. Como complementos para el equipo, los Chiefs también suman a Mecole Hardman, Tyrann Mathieu y Darrel Williams, otras piezas que los convierten en un equipo muy rodado, que cuenta con múltiples jugadas para crear daño ofensivamente y que funciona en oleadas como un huracán.

No se pueden escribir tantos epítetos de los Tampa Bay Buccaners. El equipo dirigido por Bruce Arians regresa a una Superbowl 18 años después. Su único título fue ese, el de 2003, en el que vencieron a los Oakland Raiders por 48-21, momento en que su defensa fue considerada como una de las mejores de la historia. Las casualidades han querido que el trabajo defensivo sea lo que defina a los Bucks de este 2021.

El conjunto de Florida ha dado un salto cualitativo esta temporada, en la que fueron de menos a más. El fichaje de Tom Brady cambió la cara de un conjunto que sumó a su plantilla a uno de los mejores jugadores de la historia del deporte. No fue el único fichaje de relumbrón de un equipo que también sumó a su otro gran «crack», Rob Gronkowski, que regresó de su retiro para ser clave en la clasificación para esta Superbowl.

Los expertos definen a los Bucks como un conjunto muy equilibrado, que ha dado su mejor cara en la final de la conferencia de la NFC, donde vencieron a los favoritos, a los Packers de Aaron Rodgers, otra de las estrellas de este deporte. En ese duelo, que los de Tampa se llevaron por 26-31, las claves estuvieron en su brillante defensa, que noqueó cualquier juego ofensivo de los de Green Bay, y en un Tom Brady que integró a todo el equipo para hacerlo sentir importante. Historia viva a la que se agarra su equipo para derrotar a Kansas y a los casinos de Las Vegas.