El Breogán se proclama campeón de Copa ante Alicante (85-74)

David Cofán LUGO / LA VOZ

DEPORTES

Óscar Cela

El conjunto dirigido por Diego Epifanio se llevó el título en casa tras una gran prórroga

23 ene 2021 . Actualizado a las 15:00 h.

Aunque las mascarillas amortiguasen los gritos, el estallido de alegría de la afición congregada en el Pazo con el bocinazo que convertía en campeón a su equipo se pudo sentir a la perfección, haciendo honor a otra noche más de gloria para el Leche Río Breogán. En un partido espeso, sin fluidez, con malos porcentajes de acierto, sudando en la prórroga, pero sea como sea, alzándose con el trofeo y dejando en la cuneta a Alicante. Porque da igual cómo, pero las finales el Breo, las gana.

Los nervios y la tensión propia de una gran final afectaron de inicio al Leche Río Breogán, que, a pesar de una canasta de Sollazzo, el intercambio de golpes que proponía Alicante acabó por tumbarlo. Zohore se hacía fuerte en la pintura mientras Breogán era muy errático en ataque, no conseguía acomodarse. El marcador era de 4-8 al ecuador del cuarto cuando los jugadores celestes hicieron un corrillo para aclarar conceptos y reaccionar ante la posibilidad de que Alicante cogiese carrerilla. Surtió efecto, puesto que anotaron cinco puntos en menos de treinta segundos. Alicante contestó la osadía lucense con un triple, pero el Breo era otro y comenzó a enchufar. Primero Larsen y después Kacinas, anotaron desde el perímetro para poner en ventaja a su equipo. No obstante, los alicantinos no se rendían y dos soberbias canastas de Pitts complicaban la remontada breoganista. Una antideportiva de Huertas a menos de un minuto para el final fue aprovechada por el equipo de Epi que consumó su escapatoria con un magnífico triple de Iván Cruz sobre la bocina.

El segundo cuarto fue espeso. Las constantes faltas impedían la continuidad en el juego, algo que no favorecía a Breogán, perjudicado por el ritmo lento al que parecía adaptarse mejor Alicante. Con este panorama, Leche Río Breogán mantenía las distancias como buenamente podía a través de los tiros libres. Sin embargo, el contrario no aprovechaba el bache lucense, aunque con alguna canasta poco a poco reducía la distancia.Urtasun puso a tres a los valencianos, obligando a Epi a pedir tiempo muerto. Sus palabras surtieron un efecto instantáneo, porque a la salida anotaba de tres Soluade. Un fallo garrafal de Kacinas privaba a Breogán de alejarse más en el marcador, pero el golpe apenas fue perceptible, al descanso el Breo mantenía la renta de 6 puntos (39-33).