Marta Bobo: «Yo entreno para ganar»

La ex gimnasta y profesora de la Universidade de A Coruña rememora las desavenencias con la federación que la llevaron a pasar cinco años en Canadá


En cierto modo comunica la misma contradictoria impresión de fragilidad y fortaleza que cuando brincaba por el Pauley Pavilion de Los Ángeles. Desde entonces, desde aquel minuto y medio más largo de su vida, Marta Bobo (Ourense, 1966) ha dado, literalmente, algunas vueltas al mundo. Y, pese a ello, aún le amarga el trato que le dieron los gerifaltes deportivos.

-Nació en Ourense, ¿a qué se dedicaban sus padres?

-Mi padre era agente comercial, relacionado con el textil. Y mi madre trabajaba en casa, que no era poco, porque tuvo que criar a cinco hijas.

-¡Cinco hijas!

-María, Marta, Belén, Susana y Estela. Cinco hijas en siete años.

-Serían terribles.

-Sí, las Bobo. En Baiona, donde veraneábamos, nos llamaban los patitos Bobo, porque no salíamos del agua, ja, ja.

-Pero con 12 años ya se fue a Madrid.

-Fue un gran cambio. Era tan pequeña que no me podían dejar a la residencia Blume, así que me llevaron a vivir con una señora asturiana en el barrio de Salamanca que era como mi abuelita.

-Se sentiría sola.

-Entrenábamos mucho, pero me sentí arropada por mis compañeros del colegio. Y con mis compañeras del equipo nacional compartía muchas emociones. Eran como mis hermanas.

-Y llegó 1984, año olímpico.

-Sí. Nos pidieron que dejáramos de estudiar para entrenar más intensamente. Pero bueno, nunca tuve muchos problemas con los estudios.

-¿Cuántas veces ha visto sus ejercicios de Los Ángeles?

-Pues creo que menos que otras personas. Yo me he encontrado con mis ejercicios en Facebook o en Youtube, por ejemplo, porque alguien los ha subido. Hace un par de meses vi mi ejercicio de pelota que no sabía ni que estaba grabado. Y me ha encantado volver a verlo.

-Seguro que soñó muchas veces con ellos.

-La mente humana tiene una bondad brutal. Cuando observo esos ejercicios no me reprocho nada a mí misma, los rememoro con gusto y con alegría.

-¿Cuál es su mejor recuerdo de aquellos Juegos Olímpicos?

-¡Tengo muchos! Me lo pasé genial con Romay en la ceremonia de apertura.

-Vaya pareja.

-Sí, tuvimos que esperar tanto para entrar en el estadio que nos intercambiamos las chaquetas. Pero hubo muchos momentos. Desayunamos con Carl Lewis, fuimos a Disneyland...

-Y luego un campeonato del mundo en Valladolid.

-Estaba muy motivada. Recuerdo que nos concentraron en Cádiz donde entrenábamos ocho o nueve horas diarias siete días a la semana. Luego ya fuimos a Valladolid donde estaban construyendo el pabellón. Fíjese que me acuerdo de los obreros cuando se comían aquellos bocatas de jamón, de chorizo... Se nos hacía la boca agua.

-Pero no llegó a participar.

-Yo percibía que mis ejercicios se montaban más tarde y veía cosas raras. Poco antes de la inauguración del campeonato, me estaba entrevistando Matías Prats y me dijo que yo solo iba a llevar la bandera, que estaba de suplente. Fue una decepción inolvidable. Pero lo asumí. Fue un trago más, pero me dio el impulso para hacer otras cosas.

-Canadá.

-Estuve un mes invitada y, al volver, en la federación española me dijeron que no me querían. Tenía 19 años. Así que volví a Canadá, entré en la Universidad de Toronto y seguí compitiendo, aunque fuera de concurso. Estaba muy bien allí. Me invitaron a pasar un mes y me quedé allí cinco años.

-¿Por qué volvió?

-Me ofrecieron un proyecto para hacer en Galicia un centro de alto rendimiento para gimnastas. Era como volver a casa y acepté. El proyecto empezó bien, pero pronto se quedó sin fondos. Cuando iba a volver a Canadá me ofrecieron dar clase en el Inef de A Coruña y me enamoré de la ciudad.

-La gimnasia es una disciplina exigente que forma carácter. ¿Es ahora una profesora exigente?

-Yo no hago las cosas para pasar el rato. Si dirijo una tesis por ejemplo, le digo a la persona que yo entreno para ganar; quiero una matrícula mejor que un sobresaliente. No me gusta hacer las cosas a medias. La autoexigencia es una virtud.

-Usted tiene dos hijas deportistas, ¿qué consejo les da?

-Que hagan lo que les guste. Deben encontrar la pasión en lo suyo.

-¿Celta o Deportivo?

-Me identifico con los dos. Ojalá estén los dos en lo más alto.

-Defínase en cuatro palabras.

-Apasionada, soy bastante perfeccionista, emotiva y buena persona. A estas alturas de la vida lo puedo decir.

-¿Qué tal cocina?

-Lo básico. Afortunadamente mi pareja es mejor que los de Masterchef.

-¿Con qué se divierte?

-Leer, me gusta escuchar música, el esquí... Lo estoy echando mucho en falta. Y en verano me gusta mucho la playa.

-¿Qué prefiere pedir perdón o pedir permiso?

-Yo prefiero pedir permiso para no tener que pedir perdón.

-Ha viajado y viaja mucho ¿dónde ha encontrado su lugar mágico?

-A veces hay una sensación cuando vas tu sola en el avión, en medio del espacio, ahí como suspendida... Pero mi lugar en el mundo ahora es A Coruña.

-Dígame una canción.

-The fisherman blues, de los Waterboys.

-¿Qué es lo más importante en la vida?

-Amar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

Marta Bobo: «Yo entreno para ganar»