Siempre entre las favoritas


España llega a este Mundial en un proceso de cambio, con jugadores que han dado mucho y que llegan a su fin, y Jordi Ribera está sabiendo hacerlo muy bien. No sé cómo será el torneo a nivel competitivo, porque hay miembros de selecciones importantes que han manifestado que no se debería jugar por la pandemia, y es una incógnita cómo van a responder. Quien esté más centrado y metido tendrá más opciones y España siempre está entre las favoritas.

Los grandes puntos fuertes de la selección son que es capaz de jugar como un equipo con un juego reconocible con el que sus integrantes se sienten cómodos, y la alternancia defensiva. El punto débil es la falta de un jugador resolutivo, que es algo bueno y malo a la vez: no dependes de un solo jugador, pero a la vez echas en falta ese puntito de esa estrella que te hace un gol de la nada.

Junto a España coloco como favoritas a las de siempre. Francia, aunque esté en proceso de cambio y no haya hecho tan buenos partidos desde el cambio de entrenador, volverá a ser una de las aspirantes, como Alemania pese a haber tenido renuncias de jugadores importantes. Y en Noruega veo una generación fuerte.

Jugar sin público es horrible para los deportistas, no hay alicientes externos y exige más concentración. Creo que afectará más a los partidos descafeinados que a las rondas importantes, donde la concentración del jugador va a estar. Pero pierde el espectáculo. Va a ser un mundial emocionante donde seguro que Rodri (Corrales) nos va a representar muy bien a los gallegos. 

Isma Martínez es el entrenador del Club Balonmano Porriño.

España busca en Egipto su tercer Mundial de balonmano

Luis Miguel de Pablos

Última cita del bloque que ganó el Europeo 2020 antes del relevo generacional

Dos veces se ha colgado la estrella de campeona del mundo (Túnez 2005 y España 2013) y la inercia que proporciona haber hecho cumbre en el último Europeo pone ahora a España en la mejor disposición posible para coronarse por tercera vez. Lo busca desde este viernes en Egipto, en uno de los torneos (13 al 31 de enero) con mayor incertidumbre que se recuerdan, el primero que se celebra sin público y con 32 selecciones en lugar de las 24 habituales.

La España de Jordi Ribera acude con los mismos integrantes que se proclamaron campeones de Europa hace un año en Estocolmo, dieciséis jugadores a los que hay que sumar los nombres del portero Sergey Hernández y Rubén Marchán. Una lista con la que pelear por un lado por entrar en la lucha por las medallas pero también con la que afrontar por otro el necesario relevo generacional.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Siempre entre las favoritas