El Pontevedra acorrala al Cádiz, pero cae en la tanda de penaltis

DEPORTES

CAPOTILLO

Churre falló el último lanzamiento después de un brillante partido

07 ene 2021 . Actualizado a las 23:56 h.

El Pontevedra demostró en Pasarón que está a la altura de cualquier rival. Da igual la categoría, ponen las mismas ganas ante el colista del grupo de Segunda B que ante un Primera División y tuvo que ser la fortuna la que equilibrase ayer un brillante partido de los granates. El último disparo de la tanda de penaltis dejó al equipo fuera de la Copa del Rey después de 120 minutos en los que sometieron al Cádiz.

Y es que el partido arrancó como un duelo entre iguales en el que la balanza podía inclinarse hacía cualquier lado. Con las bajas ya conocidas en la medular, Jesús Ramos dispuso sobre el campo a Martín Diz y Charles en punta y salvó el medio campo con el dúo de los Fernández junto a Álex González e Imanol. El primer tímido intento del Pontevedra llegaría en el ecuador de la primera parte con un disparo de Álex González, que rechaza el portero y vuelve a ser aprovechado por el Pontevedra para intentar subir el primero. Pero salvo esa ocasión, pocas más hubo antes del descanso, con un Cádiz que ponía velocidad para frenar los contraataques granates. El partido se preveía largo ante la igualdad sobre el césped.

La intensidad en los primeros minutos tras el descanso corrieron a cargo del Cádiz, mejor posicionado en el campo y queriendo resolver pronto la eliminatoria. En apenas cinco minutos, el conjunto de Álvaro Cervera llegó hasta en tres ocasiones a la meta de Cortés, que cada partido de Copa sigue convirtiendo la portería granate en un fortín. Ya calentaban en la banda Rufo, Oier Calvillo y Xisco Campos. Ramos optó pronto por el triple cambio. Sacó la caballería ofensiva y sentó a Jorge Fernández, Óscar Fernández y Martín Diz para intentar romper el partido antes de que los gaditanos, poco precisos en la faceta ofensiva y más sólidos en defensa, convirtiesen en gol alguna de las inocentes llegadas. Los cambios subieron las líneas de presión hasta que el Cádiz metió la quinta y aceleró sus ataques con Adekanye por la banda derecha intentando varias asistencias que cortaron Álex González y Eneko.