Las lesiones y el coronavirus ponen en jaque a la Liga

Óscar Bellot COLPISA

DEPORTES

AFP7 vía Europa Press

Rodrygo es el último de una lista de damnificados por el calendario

26 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Ver a un futbolista echarse mano a la pierna y solicitar el cambio se ha convertido en una imagen recurrente desde que comenzó la temporada. El último, el jugador brasileño del Real Madrid Rodrygo Silva de Goes, que se lesionó el pasado martes en el partido de la jornada 15 ante el Granada (2-0). Esprintó con Foulquier y pronto notó la dolencia. Se echó al césped y fue sustituido por Marco Asensio apenas a la media hora del arranque. Sufre una lesión muscular, que ha afectado al bíceps femoral derecho, y que le mantendrá alejado de los terrenos de juego durante un tiempo prolongado.

 En las primeras once jornadas de LaLiga Santander se reportaron 250 percances entre lesiones y bajas motivadas por el coronavirus, según la base de datos ProFootballDB. El 42,4% de estos partes registrados hasta el 30 de noviembre fue de índole muscular, lo que apunta al profundo efecto que la acumulación de partidos y la ausencia de tiempo suficiente para llevar a cabo una recuperación en condiciones está teniendo sobre el castigado físico de unos jugadores que tienen que disputar más encuentros que nunca en menos tiempo, con el lastre añadido de no haber dispuesto de una pretemporada al uso.

La situación inquieta, y mucho, a los protagonistas del negocio. Técnicos habitualmente flemáticos como Zinedine Zidane han dado la voz de alarma. «El calendario es demasiado. Yo pienso en la salud de los jugadores. No paran nunca. Hay muchos equipos que están viviendo lo mismo. Estoy preocupado», dijo hace unas semanas el entrenador del Real Madrid. Ronald Koeman fue más lejos. «Estamos matando a nuestros jugadores», manifestó el preparador del Barça. «Con este calendario tan apretado tendríamos que tener 35 jugadores», arguyó Diego Pablo Simeone, rector del Atlético.