Un pontevedrés, al Mundial de balonmano con la selección norteamericana

La doble nacionalidad del jugador del Cisne Álex Chan le abre la puerta a estar entre los veinte elegidos por Estados Unidos


pontevedra / la voz

Álex Chan supo que algo pasaba cuando su móvil se empezó a llenar de felicitaciones a primera hora de la mañana. Sus compañeros del Cisne y su familia lo cosieron a llamadas y mensajes. No era para menos. La selección de Estados Unidos de balonmano lo convocaba para ir al Mundial de Egipto, que se celebrará el próximo enero.

Está entre los 20 elegidos después de haber entrado la pasada semana en una preselección con 35 hombres que buscaban un hueco en el combinado norteamericano. «Todo lo que me está pasando suena muy fuerte, para mí es un orgullo», reconocía Chan, que estaba inmensamente feliz de representar a Estados Unidos.

Su madre es norteamericana y él tiene la doble nacionalidad, lo que le da el billete para poder unirse a los planes de Robert Hedin, seleccionador americano. «Queda un último trámite que me tiene preocupado. Estoy pendiente de la renovación del pasaporte, allí está todo muy parado y va un poco más lento. Confío en que no haya problemas porque está la federación mediando también», confirma Chan, que con esta convocatoria ha puesto el mejor broche a una semana en la que toda ha salido bien, especialmente después de las dos victorias consecutivas del Cisne contra rivales directos.

La mirada está ahora puesta en el Mundial de Egipto, donde podrá medirse a Austria, Noruega y Francia, pero a medio plazo sueña con una plaza en los Juegos Olímpicos. «Estados Unidos no es candidata a pelear por la victoria, pero está intentando meterse en la élite. Mejorará y habrá buenos resultados», comenta Álex Chan, que piensa que será muy competitiva en Los Ángeles 2028.

El jugador ya piensa en la concentración que tendrá con sus compañeros de selección el próximo enero en un país europeo todavía por determinar. «Poder representar a Estados Unidos es una alegría», confiesa Chan, que a última hora de la tarde seguía recibiendo felicitaciones.

Manolo Cadenas medió para que el seleccionador americano lo conociese

Álex Chan es un apasionado del balonmano, pero hace un año no se hubiese imaginado que en una temporada marcada por el covid debutaría en Asobal y formaría parte de la selección norteamericana de balonmano. Pero ha sucedido. No niega que desde hace tiempo trabajaba para que Robert Hedin conociese su trabajo. A través de Manolo Cadenas, entrenador del Ademar de León, se aproximaron al seleccionador y este pudo conocer su trabajo. «Ellos no sabían que yo era americano. Jabato (entrenador del Cisne) envió unos vídeos y con la mediación de Cadenas me dejé ver en Estados Unidos», explica Chan, quien pronto recibió la llamada de Hedin reconociendo que tenía interés en contar con él. Primero fue en una preselección de 36 jugadores y después se quedó entre los 20 elegidos.

Su familia americana estaba ayer muy emocionada. «Mi abuela es de Estados Unidos y mi abuelo fue emigrante gallego allí. Mi madre creció en Luisiana y la familia vive ahora en Washington», comenta Álex Chan haciendo la radiografía de una familia a la que se siente muy unido: «Están muy orgullos y súper felices, que yo esté en la selección es tan importante como si estuvieran ellos».

Esta será la primera vez que vaya convocado a una selección absoluta. Hace unos años formó parte de la convocatoria del combinado español de promesas. El próximo mes hará las maletas para ponerse bajo las órdenes de Hiden.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un pontevedrés, al Mundial de balonmano con la selección norteamericana