El Barça homenajea a Maradona goleando al Osasuna

Leo Messi, autor del cuarto gol, se despojó de su camiseta y mostró la de Newell's Old Boys con la que Maradona jugó en la temporada 1993-94


Contundente, convincente y en Liga. El Barcelona necesitaba una victoria de estas características como el comer. Por su delicadísima situación en la clasificación, más cerca de los puestos de descenso que de la Champions. Para despejar los fantasmas de un proyecto de transición al que se le estaba poniendo cara de año sabático. Porque enfrente estaba Osasuna, que le dio la puntilla liguera en la última temporada. Porque, además de puntuar de tres en tres, al conjunto azulgrana se le exige buen juego. Porque volvió a marcar Griezmann, siempre en el punto de mira, y también lo hizo Braithwaite, empeñado en demostrar que tiene sitio en este equipo.

Koeman apostó por aglutinar talento por dentro y fiar las bandas a los laterales, y el resultado fue de inicio un Barcelona dominador que masticaba las posesiones y mordía con desmarques a la espalda de la defensa navarra. Braithwaite se fajaba en su oficio de hombre boya y Griezmann, segundo punta, mezclaba bien con Messi y Coutinho. En una combinación entre los tres llegó la primera ocasión azulgrana: el argentino dibujó la asistencia, el francés corrió al espacio, esquivó la salida de Sergio Herrera y le cedió el remate al brasileño, que lamentó el despeje salvador de Unai García bajo palos.

Griezmann estaba en todas las acciones ofensivas del Barcelona. Parece que se ha quitado un peso de encima, que juega sin lastres. Se inventó una volea de fútbol-playa que obligó a estirarse a Herrera, y otro de sus picotazos al espacio lo encontró Coutinho, aunque el francés disparó desviado a la media vuelta. El primer gol azulgrana, sin embargo, no tuvo a Griezmann entre sus protagonistas. Messi sacó el catalejo para convertir la carrera de Jordi Alba en la ocasión más clara del partido. Coutinho al primer palo y Braithwaite al segundo. El lateral escogió la opción del brasileño, que remató al cuerpo del meta, y el danés, tras toparse también con el portero, a la segunda acertó con la rodilla. Tercer gol en los dos últimos partidos del discutido '9'.

Conforme se acercaba el descanso se apagaba el fútbol azulgrana. Además, a Pedri le asomaban las costuras en el traje de mediocentro. Mateu Lahoz anuló con acierto un gol de Osasuna por fuera de juego de Oier, y casi de seguido Griezmann duplicó la ventaja del Barcelona poniendo la guinda a su gran primera parte. Desde la frontal empaló con violencia un mal despeje de Moncayola y apagó cualquier intento de insurrección visitante. Ya en la segunda parte, el francés sentenció definitivamente la victoria azulgrana. No puso su nombre en el acta para el 3-0, pero sí robó el balón en la frontal de Osasuna primero y después, tras un rebote, le cedió el balón a Coutinho para que marcara a placer.

Otra lesión en defensa

Con tres goles de desventaja y más de media hora por jugarse, Osasuna buscó portería sin reparo, aunque lo único que encontró fue un disparo al poste de Roberto Torres tras una pérdida en salida de Mingueza. Para entonces, la defensa del Barcelona era una colección de parches, tiritas y retales. Con la lesión de Lenglet en el tobillo, no le queda a Koeman sano ni uno de sus cuatro centrales con ficha del primer equipo. Sumada a la baja de Sergi Roberto y a los problemas musculares que aconsejan dar descanso a Dest, el Barça acabó el partido con dos laterales izquierdos, un mediocentro y un central del filial en la línea de cuatro: Junior, Alba, De Jong y Mingueza. Preocupante.

Pese a atacar ante una defensa de circunstancias, Osasuna no estrenaría su casillero. En cambio, en el del Barcelona subiría un cuarto gol que pudo ser de Dembélé y que finalmente fue de Messi. La definición del francés fue invalidada por fuera de juego de Trincao, pero en el zurdazo a la escuadra del capitán no hubo opción para que la tecnología anulase. Messi se despojó de su camiseta para señalar al cielo con otro 10 a la espalda, el de Maradona con la remera de Newell's Old Boys, el equipo de la infancia de Messi, en la temporada 1993-94.

Ficha técnica:

FC Barcelona: Ter Stegen, Dest (Junior, min. 61), Mingueza, Lenglet (Aleñá, min. 67), Jordi Alba, Pedri (Busquets, min. 46), De Jong, Messi, Griezmann, Coutinho (Dembélé, min. 61) y Braithwaite (Trincao, min. 61).

Osasuna: Herrera, Vidal, Unai García, Navas, Roncaglia, Jony (Juan Cruz, min. 23), Moncayola, Oier (Torres, min. 63), Iñigo Pérez (Brasanac, min. 63), Budimir (E. Gallego, min. 74) y Rubén García (Barja, min. 74).

Goles: 1-0: min. 30, Braithwaite. 2-0: min. 42, Griezmann. 3-0: min. 57, Coutinho. 4-0: min. 73, Messi.

Árbitro: Mateu Lahoz (Valenciano). Mostró tarjeta amarilla a Messi.

Incidencias: Partido de la 11ª jornada de Liga disputado en el Camp Nou, a puerta cerrada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Barça homenajea a Maradona goleando al Osasuna