El velatorio Diego Armando Maradona en la Casa Rosada acaba entre incidentes

Decenas de miles de personas se congregaron para dar el último adiós al mito del fútbol argentino

Los restos mortales de Maradona ya están en la Casa Rosada El Gobierno ha decretado tres días de luto oficial mientras la gente abarrota la Plaza de Mayo de Buenos Aires

Argentina, conmocionada como el mundo entero por la muerte de Diego Armando Maradona, despidió este jueves a su dios eterno en un multitudinario homenaje en la Casa Rosada de Buenos Aires. La residencia presidencial se convirtió en un escenario fúnebre en honor a uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos, ante el que decenas de miles de personas rindieron tributo durante un desfile interminable desde la seis de la mañana hasta las cuatro de la tarde (ocho de la tarde en España). Eso era lo programado inicialmente, pero hubo que ampliar el horario durante tres horas más al comenzar a registrarse incidentes ante una turba nerviosa que veía cómo el reloj avanzaba y seguía sin poder despedirse de su ídolo.

Tanto fue así, que el féretro con los restos de Diego Maradona tuvo que ser retirado y llevado a otro salón de la Casa Rosada. Los incidentes, que comenzaron a registrarse dos horas antes del teórico cierre de puertas a causa del descontrolado ingreso de personas a la sede del Gobierno, obligaron a cerrar las puertas.

Prórroga inconclusa

El velatorio, que había decidido alargarse hasta las siete de la tarde (hora argentina) dada la gran afluencia de aficionados, volvió a ser interrumpido cuando decenas de hinchas intentaron entrar a la fuerza a la Casa Rosada trepando por las rejas y fueron reprimidos por la policía durante unos graves disturbios que se saldaron con varios heridos por gases lacrimógenos, pelotas de goma, y también botellas y piedras lanzadas por los radicales. El último adiós a Maradona tuvo así un lamentable colofón y terminó, finalmente, antes de tiempo.

Ese fue el final de un día que había comenzado con mucha menos tensión, pero repleto de emoción. «Hemos perdido al mejor de nosotros», proclamó el presidente del país, Alberto Fernández, quien tras decretar tres días de luto nacional dejó en el féretro cerrado de Maradona una camiseta de Argentinos Juniors, el equipo en el que debutó el astro, y se fundió en un sentido abrazo con las hijas del mítico jugador, Dalma y Giannina, y su exesposa, Claudia Villafañe. También colocó el presidente de Argentina dos pañuelos blancos, símbolo de las Madres de la Plaza de Mayo que tanto lloraron y siguen llorando por las víctimas de la dictadura militar de Jorge Videla, al igual que todo el país derrama ahora lágrimas desde que el miércoles se anunció el fallecimiento de Maradona, despedido, porque representaba aún más, como si de un jefe de Estado se tratara, como en su día se dio el último adiós a Evita en 1952 o a Juan Domingo Perón en 1974.

Velar en tiempos de covid

Hincha de San Lorenzo de Almagro, pero también del astro argentino, el papa Francisco envió un rosario a la familia y a sus más allegados y amigos íntimos, entre ellos, los jugadores de la selección con la que Maradona alzó la Copa del Mundo conquistada en México, que tuvieron la oportunidad de despedir en la intimidad al 10, con el féretro abierto. Mientras, antes de que se diese luz verde para visitar la capilla ardiente, miles de hinchas ya se amontonaban entre la Plaza de Mayo y la Avenida 9 de Julio, sin respetar la distancia de seguridad pese al peligro de contagios de coronavirus.

Los barrabravas de Boca ya protagonizaron durante la mañana diversos incidentes frente a la policía después de que, debido a la gran afluencia de público, se dispusiera el cierre de los accesos a las colas para entrar a la Casa Rosada. Algunos radicales lanzaron botellas y derribaron vallas para intentar acceder a las filas, que no dejaban de crecer.

La caravana que trasladó el cuerpo sin vida de Maradona desde la funeraria a la Casa Rosada fue honrada con aplausos y gritos de despedida y de dolor y rabia por tan temprana pérdida, mientras el barrio de La Boca congregaba entonces a miles de hinchas, junto al mítico estadio de la Bombonera, donde se improvisó un santuario con flores y velas. También en el estadio de Argentinos Juniors se rindió homenaje a Maradona. «Diego eres mi vida, vos sos la alegría de mi corazón», coreó la muchedumbre al unísono, durante la media hora que duró el evento que hizo temblar las gradas del estadio, alumbrado en medio de noche tan triste y negra por la muerte de quien maravilló con el balón y llegó a la eternidad merced a la pelota, a la que agradeció haber conocido.

Polémica por la llegada de la ambulancia

Matías Morla, agente, abogado y amigo de Diego Maradona, dijo que «la ambulancia tardó más de medio hora en llegar» al domicilio del campeón del mundo en México 1986 y aseguró que eso fue una «criminal idiotez». «En cuanto al informe de la Fiscalía de San Isidro, es inexplicable que durante 12 horas mi amigo no haya tenido atención ni control por parte del personal de salud abocado a esos fines. La Ambulancia tardó más de media hora en llegar lo que fue una CRIMINAL IDIOTEZ (sic)», sostuvo Morla este jueves a través de su cuenta de Twitter. «Este hecho no debe ser pasado por alto y voy a pedir que se investigue hasta el final de las consecuencias. Como me decía Diego: 'Vos sos mi soldado, actuá sin piedad'», añadió.

El agente precisó que no asistirá al velatorio que se realiza en la Casa Rosada porque ya se despidió «en persona» y considera que la capilla ardiente debe ser «un momento íntimo y familiar». «Para definir a Diego en este momento de profunda desolación y dolor puedo decir: fue un buen hijo, fue el mejor jugador de fútbol de la historia y fue una persona honesta. Qué descanses en paz, hermano», sostuvo Morla. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El velatorio Diego Armando Maradona en la Casa Rosada acaba entre incidentes