Jorge Lorenzo, un año después de una retirada necesaria

Juan Antonio Lladós EFE

DEPORTES

Manuel Bruque

Tras perder su contrato como probador de Yamaha, la oferta de Aprilia parece ser la única vía para que el mallorquín recupere este año su conexión con el Mundial de motociclismo

17 nov 2020 . Actualizado a las 17:15 h.

El español Jorge Lorenzo decidió retirarse de la competición activa un día como el de hoy del año pasado. Era el Gran Premio de la Comunidad Valenciana y la sala de prensa del circuito «Ricardo Tormo» de Cheste mostraba un lleno hasta la bandera como pocas veces. Solo se había visto tan llena quizás para celebrar las ceremonias de premiación o proclamación de los campeones del mundo, que allí, por ser la última carrera del calendario, las ha habido, y muchas. Pero en esa ocasión casi todos los presentes sabían que la noticia era otra. En el ambiente se mascaba el anuncio de la retirada del pentacampeón mundial Jorge Lorenzo, dos veces campeón del mundo de los 250 c.c. y tres de MotoGP.

Lorenzo fue el primer español en ser campeón en la nueva categoría de los motores de cuatro tiempos (MotoGP). Con anterioridad, en 1999, Alex Crivillé se había arrogado ese derecho en la anterior categoría reina del motociclismo mundial, por entonces los 500 c.c. Todo el mundo sabía que lo que se iba a anunciar en la sala de prensa del circuito «Ricardo Tormo» de Cheste, con Jorge Lorenzo como protagonista, no era ni más ni menos que su retirada de la competición. Una decisión que casi se podría calificar de necesaria después del sufrimiento evidenciado en pista por el piloto de Palma de Mallorca, y más cuando todos los asientos en las motos oficiales para la siguiente temporada estaban adjudicados al final de ese 2019.

No hubo la misma suerte del año anterior, cuando en Mugello su anterior fábrica, la italiana Ducati, con sede en la localidad de Borgo Panigale, decidió prescindir de sus servicios justo el mismo fin de semana en el que empezó a ganar con la Desmosedici. Entonces el equipo Repsol Honda había decidido también no contar con los servicios de Dani Pedrosa y, a pesar de los muchos novios para la montura vacante, esa moto acabó siendo para el de Palma de Mallorca.