Joan Mir: «Si hace cuatro años me dicen esto, habría pensado que estaban locos»

«Es increíble, llevo luchando toda mi vida por conseguir este sueño», explica el piloto mallorquín tras proclamarse campeón de motoGP en su segunda temporada en la categoría reina


Joan Mir estaba exultante tras materializar el sueño de cualquier piloto de motociclismo. El mallorquín ha recorrido un largo camino desde que comenzase a probar la velocidad sobre el asfalto, pero lo ha hecho a ritmo de vértigo. Lejos quedan ya aquellos días en los que hacía cabriolas sobre uno de esos monopatines que su padre vendía en Palma de Mallorca para ganarse la vida. Después vendría la moto de agua de su padrino y más tarde la escuela Chicho Lorenzo, donde se matricularía, picado el gusanillo por sus primos, y comenzaría a ganar carreras quien hoy, a sus 23 años y con cinco como bagaje mundialista, es el nuevo campeón de motoGP en su segunda temporada en la categoría reina. El suyo, rubricado con un séptimo puesto en el Gran Premio de la Comunidad Valenciana disputado el domingo, fue el triunfo de la regularidad en un año insólito marcado por la lesión de Marc Márquez y la pandemia que sacudió todo.

-Ha sido muy precavido durante todo el año. ¿Cómo se sintió en la parrilla antes de que comenzase la carrera?

-Yo parecía calmado y se me veía como sin presión, pero no estaba ni calmado ni exento de presión, sencillamente estaba muy nervioso, que no significa que fuese negativo. Pero la verdad es que este año fue especialmente difícil no por la presión en la pista sino también por la presión en casa para no contagiarnos el coronavirus. Y al final ha sido difícil de gestionar toda esta presión, pero tengo que dar las gracias a mi equipo porque lo han llevado de una manera perfecta. Es fantástico.

-¿En qué ha pensado nada más cruzar la línea de meta? ¿Piensa llevar el número 1 el año que viene?

-Cuando he pasado por la línea de meta y he visto la pizarra lo que ponía. ¡Buaaa! Ayer al irme a dormir cerré los ojos y me imaginé a ver si era posible. Es brutal. Estábamos juntos y no sabía que había una bandera, me he subido a la moto y la bandera ya no estaba y me han contado cómo sería la celebración pero no me enteraba de nada. Estaba la moto arrancada y no oía nada. He escuchado '¡que sí, que sí!' pero no me he dado cuenta de nada. Y sobre el número 1, sí, me voy a pensar si llevarlo.

-Y se puso a llorar dentro del casco.

-Pensé un poco en lo que se me venía encima, en las entrevistas y por eso me he puesto a llorar (ríe a carcajadas). Es broma, es broma, veía lo que se me venía encima después del trabajo de todos estos años y se me han aflojado los brazos, las piernas, todo después de la meta. Estoy súper satisfecho del trabajo y me ha dado por empezar a llorar.

-¿En qué momento se dio cuenta de que podía ganar el campeonato?

-Probablemente después de Misano o Barcelona, en aquel momento me di cuenta de que a lo mejor no había sido rápido solo en Estiria sino que podía ser rápido en otros puntos para mantener las sensaciones positivas con la moto, y para mí ese fue el momento.

-Ha necesitado apenas cinco años en el Mundial para ser campeón de motoGP.

-Si hace cuatro años me lo hubiesen dicho habría pensado que estaban locos, pero carrera a carrera, año a año, he ido avanzando en mi pilotaje, acostumbrándome a la moto y eso ha hecho que mi progreso haya sido muy rápido. Esa ha sido la clave que me ha permitido que en el segundo año en motoGP me alzase con el título, probablemente habremos sacrificado un año en moto2, pues quizás me habría gustado tener dos años en moto2, pero la situación la verdad es que no era la ideal y creo que adoptamos la decisión correcta de subir a motoGP después de solo un año en moto2.

-Mucha gente podrá pensar en Marc Márquez y en conseguir un Mundial en su ausencia. ¿Qué les diría a estas personas?

-Esta gente que dice eso es que sabe poco de motos. Eso es así. Marc no está aquí porque le hayan raptado, no han ido a su casa a raptarlo y ha desaparecido. Marc estuvo en la primera carrera arriesgando para ganar la carrera y para ganar el campeonato y tuvo un fallo que le ha costado la temporada. Ya está. ¿Que esto quita méritos al título? Pues anda que no habría que quitarle méritos a títulos que han pasado durante la historia cuando el que en teoría era el favorito ha cometido un error y se ha caído y se ha lesionado. Esto es parte del juego y de motoGP. Es así. Está claro que yo no considero que este título tenga menos mérito porque no esté Márquez, cuando él se ha lesionado.

El primer campeón con una Suzuki en motoGP

«Esta era la razón por la que quería firmar por Suzuki, pues está claro que ganar un título con cualquier fábrica es fantástico y el principal objetivo que te marcas, pero la verdad es que en ese momento fui bastante osado», reconocía Joan Mir sobre su fichaje por la marca japonesa para saltar a motoGP. Una fábrica que no había ganado un Mundial en los últimos 20 años, el anterior todavía en la era 500cc, pero que ya lo tiene en sus vitrinas gracias al piloto balear. «No me esperaba tener ese potencial con la moto en el segundo año, lo esperaba a más largo plazo, pero en cualquier caso se ha dado así y para mí, ganar con Suzuki sabe mucho mejor, significa más que ganarlo con cualquier otra marca», explicaba Joan Mir. Una marca que lidera las clasificaciones de constructores y equipos justo en el año del centenario de su fundación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Joan Mir: «Si hace cuatro años me dicen esto, habría pensado que estaban locos»