La búsqueda de Luis Enrique alimenta la confusión en España

Ignacio Tylko COLPISA

DEPORTES

RFEF

Morata y Gerard Moreno llaman a la puerta de una selección con dudas en todas sus líneas de cara a la «final» del martes ante Alemania

15 nov 2020 . Actualizado a las 20:22 h.

Tiene en su mano España clasificarse para la final a cuatro en la segunda edición de la Liga de las Naciones, ya que una victoria ante Alemania el martes en La Cartuja de Sevilla le daría el billete, pero la selección de Luis Enrique genera cierta confusión en todas sus líneas. Si se ve la botella medio llena, lo mejor es que suele ser superior a todos sus rivales, que solo la falta de pegada le condena a sufrir y que depende de sí misma en un grupo durísimo. Si se observa medio vacía, se recuerda lo que ocurrió hace dos años con este mismo técnico en el banquillo, cuando tras un gran inicio de torneo las derrotas al final ante Croacia e Inglaterra condenaron a la selección a no competir entre las cuatro mejores de Europa.

España ya suma 14 meses sin ganar fuera, desde que venció el 5 de septiembre de 2019 en Rumanía a las órdenes de Roberto Moreno. Mereció ganar en Basilea y lo hubiera hecho si Sergio Ramos no falla dos penaltis, pero da la sensación de que al asturiano aún le queda un largo trecho para hacer ese equipo que esté en disposición de ganar títulos y de volver a ilusionar a los aficionados alicaídos desde el 2012. Sobre todo, Luis Enrique genera confusión en la elección de sus delanteros. Insiste en que no le preocupa la evidente falta de gol de España, con solo tres tantos anotados en sus ultimos cinco partidos, y que le gusta jugar con falso nueve, pero cuesta comprender que Alvaro Morata y Gerard Moreno, a la postre salvadores, se queden en el banquillo y que Paco Alcácer no sea ni convocado.

Dejar en la suplencia a los dos delanteros más puros que tienes, ambos notables en el reciente amistoso de Amsterdam ante Países Bajos, penalizó a España. Cuando salieron el ariete de la Juventus y el delantero del Villarreal, la selección dio sensación de mucho más peligro y de profundidad. Morata provocó la jugada del segundo penalti y la expulsión por doble amarilla de Elvedi tras una combinacion con Koke que recordó sus tiempos en el Atlético, y Gerard anotó el gol del empate cerca del final. «Hago mi trabajo de entrenador por el que me paga la Federación. Pensé que en la primera parte no era tan necesario jugar con un 9 puro y así se vio. Llegamos bien pero nos faltó finalizar esas jugadas», justificó el seleccionador español tras el partido. Salvadores frente a Suiza y eléctricos en el último tramo del choque disputado en St. Jakob-Park, la aparición clave de Morata y de Gerard Moreno para revolucionar el ataque español alimenta el debate de cara al partido clave ante Alemania: ¿Deben jugar los arietes más puros que tiene Luis Enrique?

Más presión sobre De Gea

No es fácil acertar a veces con el gijonés. La elección de Unai Simón como titular bajo los palos en una cita clave, tres días después de su buen debut en un amistoso, no es injusta porque a día de hoy quizá esté mejor que David de Gea y Kepa Arrizabalaga. Se impone la meritocracia, pero se generan aún más dudas en el portero del Manchester United, que con España nunca ha mostrado regularidad pero al que su técnico ha relegado al banquillo tres defenderle a ultranza. «Culparle, ya es vicio», llegó a declarar ante los periodistas. «Siempre he dicho que estoy contento con los tres porteros que tengo, que son de gran nivel, y a los hechos me remito», explicó el sábado el asturiano sobre el cambio de guardameta.

En la zaga, España evidenció debilidad en los laterales. Tanto Sergi Roberto como Reguilón, superado en varias ocasiones por el poderío de Embolo, atacan mejor que defienden. En condiciones normales, el azulgrana está por detrás de Dani Carvajal y de Jesús Navas, ambos ausentes por lesión. El carrilero zurdo del Tottenham compite por el puesto con Gayà, toda vez que Luis Enrique parece haberse olvidado de Jordi Alba definitivamente. Sergio Ramos es el capitán y líder indiscutible, pero protagonizó una montaña rusa el día que celebraba el récord europeo de 177 internacionalidades, una más que el portero italiano Gianluigi Buffon, las mismas que el mexicano Claudio Suárez y a solo siete partidos de la plusmarca mundial que ostenta el egipcio Ahmed Hassan (184).

El sevillano, que ofrecerá este lunes conferencia de prensa, vivió una de sus noches más extrañas. Evitó el 2-0 de los suizos bajo palos, tras una salida en falso de Unai Simón, pero luego erró dos penaltis por primera vez en su carrera, tras 25 aciertos consecutivos desde el punto fatídico. «Los números de Sergio lanzando penaltis están solo al alcance de los elegidos. Sería muy injusto ponerse a valorar por qué ha tirado uno, dos o tres. Es más, si hubiera habido otro penalti lo hubiera tirado él. Y si hubiese un cuarto, aunque hubiese fallado el tercero, también lo habría tirado él. No se puede subir uno al carro cuando marca 25 seguidos y cuando falle dos criticarlo. Sería una broma».

No habló de las incertidumbres que se generan también en el centro del campo. Él insiste en Busquets y sigue sin confiar plenamente en las grandes citas en Rodrigo Hernández, ni un minuto en Basilea pero seguramente titular en la final ante Alemania por la lesión del mediocentro catalán. Echa en falta a Thiago Alcántara, fijo para este seleccionador si está en forma. En Suiza, Busquets, Fabián y Merino jugaron por debajo de sus posibilidades, peor que Rodri, Koke y Canales en Holanda.

Busquets apunta a tres semanas de baja

Contratriempo para Luis Enrique de cara al duelo clave del martes ante Alemania en La Cartuja y también para Ronald Koeman ante el importante partido que el Barça afronta el próximo sábado contra el Atlético en el Wanda Metropolitano. Sergio Busquets sufrió un duro golpe en el partido contra Suiza y, tras ser evaluado por los servicios médicos de la Federación Española de Fútbol (FEF) este domingo, se le diagnosticó un esguince de ligamento colateral externo de grado leve en la rodilla izquierda.