Jon Rahm da forma a su candidatura al Masters de Augusta

DEPORTES

TANNEN MAURY

El jugador vasco despliega su madurez y, con seis hoyos por jugar de su segunda ronda, se sitúa a un golpe de los colíderes, que ya entregaron sus tarjetas

14 nov 2020 . Actualizado a las 10:24 h.

La madurez era esto. Comenzar el Masters sin excentricidades estratégicas ni aspavientos anímicos. A Jon Rahm, su cuarta presencia a Augusta le permite jugar con el poso de una cierta experiencia en un campo extremadamente difícil en las primeras visitas y con la ambición del joven de 26 años que este mismo 2020 se sintió el número uno del mundo durante unas semanas. Por eso, en un partido marcado por los zambombazos del pegador Bryson DeChambeau, el jugador que consigue más distancia del circuito, el español eligió su propio camino con un golf de libro. Le pegó largo, muy largo con el driver: a sus 287 metros de media de salida de la primera jornada le siguieron los 289 de este viernes (un golpeo considerable, pero lejos de los 308 de DeChambeau). Jugó muy recto desde el tee: si el jueves cogió 12 de 14 calles, este viernes atrapó siete de nueve. Y manejó el putt con finura, a razón de 1,5 golpes por green. Cuando sonó la bocina y Rahm detuvo su jornada, acumulaba un resultado parcial este viernes de -5 con seis calles por jugar, para -8 en total. Este sábado, cuando a las siete y media de la mañana en Georgia vuelva a pegarle a la bola para completar su segunda ronda, estará a un solo golpe de los cuatro colíderes: Abraham Ancer, Justin Johnson, Justin Thomas y Cameron Smith.

Rahm lució en toda clase de hoyos. Le arañó golpes a dos pares 3: en el 4 con un putt de más de 8 metros y en el 12, en le corazón del Amen Corner, con una salida soberbia para embocar desde menos de cuatro metros. Jugó recto y largo en el 9, un par 4 al que también le ganó un impacto. Y también le sacó partido a los pares 5: al 2, pese a haber pisado el rough —el segundo corte, según el vocabulario de Augusta— y al 8, con un soberbio approach desde 73 metros que dejó el birdie como si estuviese concedido.

El calvario de DeChambeau

La exhibición de Rahm terminó en el green del 13. Levantó su bola cuando iba a pegar un cuarto golpe para birdie desde metro y medio. Todo lo que en Rahm fue ingeligencia y precisión resultó alocado en DeChambeau, el favorito tras su exhibición en el reciente US Open. El forzudo vio que en Augusta la potencia sin control no sirve de nada. Errático desde que perdió su bola, enterrada en el rough del 3, nunca encontró el ritmo adecuado. Al -2 de su primera ronda se le unió el +3 de este viernes. Con seis calles por completar, está de forma provisional eliminado por el corte, aunque por un solo impacto.