No hay millones que valgan


Redacción

Cuando Fernando Vázquez asumió la dirección del Club Deportivo Lalín, Yago Iglesias acudía por primera vez al colegio. Apenas tenía 4 años y por supuesto ni sospechaba que 34 después estaría sentado en un banquillo de Segunda B, midiendo sus conocimientos con el de Castrofeito. «El presupuesto del Compos se lo gastan otros equipos en un jugador», advertía el barbanzano hace unas semanas en La Voz. Uno de esos equipos es el Deportivo. Un conjunto gris, sin ritmo de competición y falto de ideas. Apático y decepcionante. El Compostela no solo le plantó cara, sino que además pudo ganarle el partido en un tramo final en el que fue claramente superior. Al Dépor le falta fútbol. No sabe enlazar dos pases seguidos con cierto criterio ni tampoco sabe buscar los espacios. Su centro del campo es plano y a Beauvue solo se le ve dar saltos por si caza alguna. Lo único bueno, sus cuatro puntos en la clasificación. Mucho más de lo que merece.

Todo lo contrario que el Compostela. Un equipo que mereció más en la primera parte contra el Unionistas y también pudo ganarle al Dépor. Ante los blanquiazules, Yago Iglesias sacó de inicio a diez jugadores que el año pasado estaban en Tercera y en ningún momento adoptó una postura especulativa. Ni siquiera con los cambios. Siempre a por la victoria. Buscando hacer daño (sobre todo con la velocidad de Miki) y con las ideas muy claras. Mirando a los ojos al millonario de Segunda B. Solo tiene un punto, pero esa actitud debe darle réditos de cara al futuro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

No hay millones que valgan