La caza menor arranca con más actitud que cobros

Galicia confirma su tendencia al trasvase de la actividad cinegética hacia las piezas mayores


La caza menor, una de las actividades deportivas que más licencias posee en Galicia, realiza un ejercicio de supervivencia sin par en las disciplinas federadas que se desarrollan en la comunidad autónoma. Después de haber sufrido un acusado descenso de licencias durante una década, este parámetro lleva estabilizado unos cuatro años. Con varios frentes abiertos en su lucha por la recuperación de su época dorada, la caza intenta neutralizar los efectos de la disminución de poblaciones de las especies cinegéticas y la ausencia de un relevo generacional. Bajo estas circunstancias, los cazadores que antes optaban por las piezas menores han ido trasladando su actividad hacia las especies de caza mayor.

Por otra parte, según los cazadores, los condicionantes sanitarios derivados de las normas de prevención de la expansión de la pandemia de coronavirus entre los practicantes de esta actividad deportiva no han alterado demasiado el habitual desarrollo de sus acciones en el monte.Estas son las claves y las sensaciones de las dos primeras semanas de actividad cinegética menor en Galicia, permitida con carácter general y salvo excepciones los jueves, domingos y festivos hasta el 6 de enero.

los datos

Licencias, tecores, explotaciones cinegéticas

Los registros que obran en poder de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda de la Xunta de Galicia arrojan 38.742 licencias (A Coruña encabeza el ránking con más de doce mil) y 454 tecores que representan 2.636.748 hectáreas (Lugo es la provincia con más cotos y superficie) y 32 explotaciones cinegéticas comerciales (13.026 hectáreas) con Ourense en cabeza. La Xunta considera que «as capturas atópanse en retroceso por causas como epizoótias y mesodepredadores».

LA FEDERACIÓN GALLEGA

«Un inicio normal en tempos anormais»

Desde el ente que rige la actividad deportiva federada en Galicia se transmite cierto optimismo contenido. «O inicio foi normal en tempos anormais, que xa é moito dicir», apunta el presidente de la Federación Gallega de Caza, Javier Nogueira, que califica la temporada de «similar ás últimas». «O coello sufriu diminución por enfermidades, pero unha xestión axeitada contribuiu a que haxa exemplares. E a perdiz segue coma o ano pasado», apunta. «Tampouco notamos a esperada caída de federados, senón unha estabilidade. Se acaso, temos un pequeno déficit no relevo xeracional, porque a caza menor é unha actividade netamente rural, que depende de que os mozos se críen nun ambiente cinexético. Sen embargo, aumentan os mozos na caza maior. Mudamos o xeito de ingresar nesta actividade», analiza mientras descarta la incidencia del covid: «Se acaso, nas reunións posteriores, pero como en todas as actividades».

los cazadores

Manel Freire (Irixoa): «Pinta ben, pero non é a caza de antes»

Con optimismo, Manel Freire afirma que «hai bastantes coellos; e perdices, porque se repoboaron». Destaca la afluencia de cazadores estos días y confirma que el carácter individual de la caza menor minimiza las restricciones por covid, pero lamenta: «Pola razón que sexa, non se vai poder recuperar en Galicia».

Lolo Penabad (As Pontes): «Van o monte a gozar da natureza»

El vicepresidente de la federación provincial coruñesa, Lolo Penabad, analiza: «A caza menor está case desaparecida. Pode haber zonas con coello autóctono, pero o foráneo pasa de tecor en tecor. Hai raposo. E perdiz, por repoboación. Pero apenas é para saír do paso». «A xente pasouse á caza maior. Ós de pluma quédalles só arcea, case non quedan cuadrillas de coello», abunda. En este escenario, destaca que los cazadores gallegos «van ó monte para ver traballar ós cans, pasear e distraerse gozando da natureza, e se levantan algunha peza, mellor». «Hai unha baixada aunal de unhas dúas mil licenzas e iso que moita xente maior a saca, pero non caza. Non haberá relevo xeracional. A sociedade cambiou. Os mozos están a outro tipo de vida. E os tecores galegos teñen pouca axuda para traballar na mellora dos hábitats de caza menor», explica.

José María Álvarez (Coristanco): «Non é un problema exclusivo de Galicia»

El presidente de la Federación Provincial de A Coruña, José María Álvarez, insiste en que «a caza menor vai cada ano a menos e o trasvase é cara o xabaril». «Esperemos que o próximo ano sexa mellor, porque senón sería un desastre. Isto é moi difíci de recuperar, pero non é un problema exclusivo de Galicia. Andalucía, por exemplo, tamén sufre o declive», concluye.

El covid-19 también nos quitó las asambleas

José Manuel Matos Sobrino

Igual que los seguidores del Dépor quedan en las cafeterías de las inmediaciones de Riazor para tomar una caña antes del partido, o los que salen en bici comparten un Aquarius o una Coca-Cola al terminar su ruta, los cazadores y las cazadoras tienen su cita anual en las asambleas de sus respectivas sociedades de caza. Estas constituyen ese punto de encuentro social que, para los amantes de la práctica cinegética, supone el pistoletazo de salida de una nueva temporada. La convocatoria de la asamblea anual (que es de las poquísimas cosas que todavía se reciben por correo postal) viene a ser —como el anuncio de El Corte Inglés en primavera o el de Freixenet en Navidad— el recordatorio de que hay que revisar la documentación por si algún permiso estuviese caducado; seguramente visitar la armería y la tienda de ropa deportiva; para algunos y algunas incluso marca el momento de cambiar el tipo de alimentación de los perros... pero este año hasta eso nos quitó el dichoso coronavirus.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La caza menor arranca con más actitud que cobros