Xabier Fortes, periodista: «Nací con el Pontevedra líder de Primera»

DEPORTES

El director de «La noche en 24 horas» es socio de los dos principales clubes deportivos de su ciudad

08 oct 2020 . Actualizado a las 14:31 h.

 Su vida transcurre en Madrid. Pero su corazón nunca se ha ido de Pontevedra. Porque si de algo presume Xabier Fortes a sus 54 años es de ser muy pontevedrés. De los del baile del Casino. De los de las fiestas de la Peregrina. Del Teucro. Del Pontevedra CF. Porque si algo tiene este periodista, que en los últimos años ha alternado las noches y los desayunos en RTVE, es pasión por el deporte. «Sí, simpatizo con el Barça, pero mi corazón es azulgrana por el azul del Teucro y el granate del Pontevedra», resume. Y siente al club de su ciudad desde que nació. De hecho, su llegada al mundo coincidió con el histórico liderato gallego en Primera División. Cincuenta y cuatro años después sigue soñando con poder verlo en la máxima categoría del fútbol nacional.

-Conocido es su gusto por el deporte como aficionado. Hábleme para empezar del Xabier Fortes deportista.

-Pues siempre me gustó mucho jugar al fútbol. Supongo que porque, de niño, era lo que más se practicaba en los colegios. Ya a nivel de equipo, mi primera experiencia fue un partido de solteros contra casados en la aldea de mi padre, Caroi, en las montañas de Cotobade. Tenía 14, 15 años y jugaba contra señores que me doblaban la edad. Allí hicimos un equipo que aguantó cuarenta años. En edad juvenil, milité un año en el Pontevedra. Y, al venirme a estudiar la carrera a Madrid, me apunté en el equipo de la facultad de Periodismo. Luego, dejé de hacer deporte y ahora, con el confinamiento, pues retomé un poco la actividad. Uno cumple años y trata de estar un poquito en forma. Y, bueno, pues intento salir a correr algo por el parque cada día.

-¿Cómo era como futbolista?

-Pues le diré que las opiniones sobre mí estaban divididas. Yo creía que era genial y el resto decían que era un petardo (se ríe). Pero, bueno, creo que manejaba bastante bien la derecha. Pero era lento, no me cuidaba y era muy poco disciplinado. Y así se esfumó mi futuro futbolístico (más risas).

-Mejor pinta tiene su hijo pequeño, ¿no?

-Pues sí. Es cadete de primer año y juega en el Pontevedra. Es un central de romper y rasgar, porque con solo 14 ya mide 1,86. Creo que tiene madera. A ver si mantiene la progresión.

-¿Es más del Barça o del Pontevedra?

-Sí, simpatizo con el Barça, pero mi corazón es azulgrana por el azul del Teucro y el granate del Pontevedra. Soy socio de ambos clubes de mi ciudad. Y mis hijos también, desde que nacieron. Creo que estaba predestinado a ser del Pontevedra, pues nací con el equipo líder de Primera. Llegué unos meses más tarde, pero en esa temporada. Lo curioso es que nunca llegué a verlo en la máxima categoría del fútbol nacional. Me queda esa cosa.

-¿Se imagina vivirlo con su hijo jugando?

-Bueno, eso sería lo máximo.

-Lo de ser del Pontevedra está claro. Pero, ¿de dónde viene su afición al Barça?

-Pues de Cruyff. Era niño cuando el 0-5 en Chamartín. El holandés fue el que me hizo decantarme por ese equipo. Y me siento muy identificado con su filosofía futbolística.

-Volvamos a Galicia. ¿Celta o Deportivo?

-Celta. Pero no soy antideportivista, ni mucho menos. Comparto el pensamiento de Iago Aspas de que el lugar natural del Dépor es en Primera. Una lástima verlo ahora tan abajo. Pero seguro que vuelve. Y mire si no soy antideportivista, ni mucho menos, que disfruté en Riazor del título de Liga, en Madrid del Centenariazo, he viajado algún partido con el equipo... Y, anteriormente, yo creo que todos éramos un poquito del Superdépor.