Alejandro Gómez: «La vida tiene un principio y un final, que a veces llega demasiado pronto»

El tumor cerebral inoperable se ha detenido y el Galgo de Zamáns hace vida normal

;
El atleta vigués Alejandro Gómez, afectado de un tumor cerebral El atleta vigués Alejandro Gómez, afectado de un tumor cerebral

VIGO

A principios del mes de julio, a Alejandro Gómez Cabral (Vigo, 1967) le diagnosticaron un tumor encefálico grave e inoperable. Casi cuatro meses, después terminó con el tratamiento, el tumor se ha detenido y el Galgo de Zamáns hace vida normal, con sus rutinas físicas para mantener la forma e incluso sigue ejerciendo de preparador físico del Mos de fútbol femenino. Alejandro se considera un todoterreno del mundo del atletismo, repite que todo lo consiguió a base de esfuerzos y solo lamenta que un camión, que lo arrolló, le impidiese ser olímpico por cuarta vez. Como enseñanza de su enfermedad, relata con frialdad que la vida tiene un principio y un final, que en algunos casos llega demasiado pronto.

-¿Cómo está?

-Bien. Me encuentro bastante bien dentro de lo que cabe.

-¿Qué tal ha ido el tratamiento?

-El tratamiento por ahora va bien.

-¿En qué punto está el tratamiento?

-Ya se acabó, ahora está en el punto de que me toca revisión médica.

-Dijo en Onda Cero que el cáncer se había quedado parado, ¿cómo evoluciona la enfermedad?

-En principio sí, hasta que haya una nueva resonancia está parado todo.

-¿Cómo es su día a día actualmente? ¿Cuáles son sus rutinas?

-Igual que una persona normal. Me levanto por la mañana, desayuno, al poco tiempo empiezo mi vida deportiva, haciendo mi gimnasia poco a poco, lo que toque a nivel de fuerza, de piernas, brazos y algo de articulación. Por la tarde, tengo días que voy a entrenar con las niñas y otros que me toca quedarme en casa. Suelo mantener la forma.

-¿Qué le ha enseñado la enfermedad?

-La enfermedad me ha enseñado que la vida tiene un principio y un final, que a veces es demasiado pronto.

-¿Esperaba tantas muestras de cariño?

-Yo no espero nada, lo que no esperaba es lo que tengo y nada más.

-¿Le quedó claro que es un referente para el atletismo gallego?

-Tampoco lo veo así, a día de hoy soy el que mejor historial tiene, pero nada más.

-¿Cómo analiza su carrera?

-No analizo nada, intenté hacerlo lo mejor posible y creo que lo hice bastante bien.

-¿Qué fue lo mejor?

-Muchas veces es lo que haces bien y lo que haces mal, también, porque aprendes de las dos cosas igual

-¿Le faltó algún podio a nivel internacional?

-No, porque aunque yo me ponga y diga lo que faltó y lo que no faltó, no sirve para nada. Nosotros lo hicimos bien hasta ese punto y nada más.

-¿Qué significó para usted acudir a tres Juegos Olímpicos?

-Faltó el cuarto porque me arrolló el camión y me dejó sin la Olimpiada de Sídney porque mi intención era hacer como mínimo cuatro Juegos.

-¿Se considera un hombre de cros, de pista o de maratón?

-Me considero un deportista completo que podía hacer las tres modalidades igual de bien.

-¿Qué es el canicrós para usted?

-Es un deporte que me encontré después de dejar el atletismo y estoy contento de que me lo presentaran.

-¿Los perros son uno más de la familia para usted?

-Sí, para mí los perros son uno más, son igual que un deportista mayor, dependían del entrenamiento que hacían, del tiempo que hacían, porque son uno más.

-¿Qué tal como preparador físico del fútbol femenino?

-Eso lo tendrán que decir ellas si lo hago bien o no, pero yo me siento bastante orgulloso.

-¿Qué mensaje le daría al mundo del atletismo?

-En el plano deportivo diría que para llegar a un nivel muy alto hay que trabajar mucho, ese es el objetivo. Si después lo quieres tomar de coña igual puede sonar la flauta, pero la gente que tenga muy claro que yo, por lo menos, llegué a base de trabajo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Alejandro Gómez: «La vida tiene un principio y un final, que a veces llega demasiado pronto»