Ansu Fati alumbra al nuevo Barça de Koeman

El joven canterano, que marcó los dos primeros goles y forzó el penalti convertido por Messi, acabó con la resistencia de un flojo Villarreal


Barcelona / Colpisa

En el primer día de este nuevo Barça nadie echó de menos a Luis Suárez. Horas antes del debut oficial de Koeman frente al Villarreal, el ariete uruguayo se estrenaba de rojiblanco con un doblete que escoció en la Ciudad Condal. La respuesta desde Barcelona la daría Ansu Fati, un símbolo del cambio de era. No tiene edad para conducir, pero se imaginó una autopista en la banda izquierda del Camp Nou. El canterano no entiende de restricciones. La calidad la tiene. Descaro, le sobra. Y el gol, que distingue entre buenos futbolistas y figuras, forma parte de su ADN.

El sargento Koeman desterró a la primera que tuvo el 4-3-3, un esquema sin cabida en su manual de entrenador. El 4-2-3-1, menos controlador y más vertical, le permite alinear a su colección de mediapuntas. En el debut: Griezmann de siete, Ansu Fati de once, Coutinho de diez y Messi de todos a la vez.

El canterano, en su segunda temporada con el primer equipo, ya sumó dos goles en la jornada inaugural. El 1-0, al primer toque, con el interior. Definición de delantero consagrado.

Para el 2-0 enseñó su repertorio de zancada. El Villarreal se había lanzado a la presión tímidamente. Demasiado sencillo para Lenglet, que desdibujó el sistema de Unai Emery con un pase a Coutinho, solo en el medio campo. Condujo, atrajo y distrajo defensas amarillos. Entonces apareció Ansu Fati por la izquierda, en su autopista sin límite de velocidad, y ahí lo encontró el brasileño, a la carrera, para que definiera con clase ante Asenjo.

Dos goles en cinco minutos endulzaron el debut de Koeman en el banquillo. El Villarreal, que quiso correr de inicio, tardaría en volver a hacerlo. No aprovechó Alcácer la suya nada más comenzar y no tendría una segunda. El Barcelona amasó la pelota guiado por De Jong. Todavía no tan rápido como su entrenador desearía, sí lo suficiente para aplastar al conjunto amarillo, que claudicó con el 2-0 y ya había dado por cerrado el acta en el descanso al encajar otros dos goles. Ansu Fati provocó el penalti que Messi transformaría en 3-0 y el argentino sirvió en el descuento el centro que Pau Torres convertiría, desafortunadamente, en el 4-0 definitivo.

El Barcelona levantó el pie en la segunda mitad, y aun así pudo ampliar la goleada. Asenjo se lo negó a Messi y a Trincao. También Pedri disputó buenos minutos. El Villarreal trató de aprovechar el frenazo local, aunque sin fortuna, para reducir distancias. En su primer test oficial en el banquillo azulgrana, Koeman aprobó con nota. Todavía le falta, pero su equipo no tiene nada que ver con el que fue arrollado por el Bayern en Lisboa. No es mal comienzo.

FICHA TÉCNICA.

BARCELONA: Neto; Sergi Roberto, Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Busquets (Pjanic, min.78), De Jong; Ansu (Dembele, min.70), Coutinho (Pedri, min.70), Griezmann (Trincao, min.78); y Messi.

VILLARREAL: Asenjo; Mario Gaspar, Albiol (Funes Mori, min.84), Pau Torres, Estupiñán; Chukwueze (Kubo, min.75), Coquelin (Trigueros, min.46), Parejo, Moi Gómez; Gerard Moreno (Bacca, min.84) y Alcácer (Iborra, min.46).

--GOLES:

1-0, min.15: Ansu Fati.

2-0, min.19: Ansu Fati.

3-0, min.35: Messi (penalti).

4-0, min.45: Pau Torres (propia puerta).

--ÁRBITRO: Cuadra Fernández (C. Balear). Amonestó a Gerard Moreno (min.83).

--ESTADIO: Camp Nou.

El submarino amarillo, sin alma, no fue rival

m.g.r.

El Villarreal fue el mejor invitado posible para el estreno de Koeman en el Nou Camp ya que ni atacó ni defendió

El Villarreal fue el mejor invitado posible para el estreno de Koeman en el Nou Camp. Vista la primera parte, es imposible saber cuál era el plan de partido de Emery. Su equipo ni atacó ni defendió. Y el Barça, sin ser un ciclón, se fue al descanso con cuatro goles en su haber.

agujero

La banda derecha amarilla

El once azulgrana enseguida entendió que era por su costado izquierdo, el derecho del Villarreal, por donde había más espacios. En el primer gol Jordi Alba ganó la espalda a la zaga, pasó atrás y Ansu Fati, solo, finalizó de manera impecable. En el segundo, Mario no bajó, nadie tapó su lado y Ansu Fati recibió con metros para calibrar su lanzamiento. En el tercero, otra vez Ansu Fati, esta vez en el uno contra uno, forzó un penalti. Y el cuarto fue un envío de Messi desde ese costado que Pau Torres despejó involuntariamente a su red. Por el otro lado Estupiñán estuvo más aplicado y ni Sergi Roberto ni Griezmann participaron tanto como Jordi Alba y Griezmann.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ansu Fati alumbra al nuevo Barça de Koeman