El Barça de Koeman debuta en la Liga con muchas heridas abiertas

El técnico inicia su periplo como entrenador azulgrana en un ambiente de tormenta provocado por el malestar de Lionel Messi y el adiós de Luis Suárez


Aunque es cierto que el tiempo todo acaba curándolo, no menos lo es que las heridas necesitan de ese tiempo para cicatrizar. En la vida y en el fútbol. Cuando uno sufre un varapalo tan duro como fue el 8-2 infringido por el Bayern al Barça hace poco más de un mes, no llega con hacer una mínima limpieza. Porque el dolor sigue ahí y la llaga no desaparece.

Es lo que le está sucediendo al Barcelona de Ronald Koeman que esta noche (21 horas, Movistar LaLiga) afronta frente al Villarreal su debut liguero. Lo hace en el mismo ambiente enrarecido que lleva semanas asomando por la ciudad condal.

Porque, desde el pasado 14 de agosto no ha habido un día tranquilo en el club azulgrana. El mes ha sido frenético. Recogida de firmas para la moción de censura, burofax de Messi anunciando su adiós. Marcha atrás del argentino para evitar un enfrentamiento judicial con el club. Salida de Luis Suárez. Dardo de Messi a los dirigentes del club por la salida del uruguayo. Respuesta de Koeman...

Muchos y continuos frentes abiertos a los que habrá que ver cómo responde un plantel que la pasada temporada ya ofreció importantes muestras de debilidad psíquica.

«No es fácil iniciar la Liga de esta manera. Las circunstancias no son las ideales, pero la plantilla debe abstraerse de todo lo que sucedió hasta ahora. De lo que les afectó directamente y de lo demás», reflexiona Javier Irureta, exentrenador con una dilatada carrera profesional en diferentes equipos y con algún vestuario lleno de estrellas.

Para el extécnico del Deportivo y Celta, la clave está en «romper con el pasado y entender que en el fútbol pasan cosas así». Y lo explica: «Entiendo que gestionar una situación como esta, que afecta al mejor jugador del mundo tiene que ser muy complicado. Pero yo trataría de hacer entender a Messi, que seguro que él es el primero que lo asume, que el Barça también hizo mucho por él durante toda su carrera futbolística. Es el mejor, sí, pero si no fuera porque el club apostó por él de niño, quizá no llegaría a ser el mejor. Muchas veces duele ver cómo se van algunos compañeros con los que sentías especial cercanía. A todos nos ha pasado. Pero son cosas del fútbol. Y hay que demostrar la profesionalidad. Lo dicho. el pasado es historia. Mirar al futuro».

Aunque la entidad catalana ha intentado hacer borrón y cuenta nueva tras la debacle de Lisboa, la cruel realidad indica que solo la necesidad de hacer caja llevó al club que preside Bartomeu a deshacerse de seis futbolistas (Semedo, Arturo Vidal, Luis Suárez, Wague, Rakitic y Arthur) para realizar apenas tres incorporaciones, de las cuales ninguna partirá como titular esta noche (Pianic, Pedri y Trincao). La cuarta llegada es un regreso, el de Coutinho, que sí que parece que será de la partida frente al Villarreal.

Alineaciones probables:

Barcelona: Neto; Sergi Roberto, Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Sergio Busquets, De Jong; Countiho, Messi, Ansu Fati; y Griezmann.

Villarreal: Asenjo; Mario, Albiol o Funes Mori, Pau, Estupiñán; Coquelin, Parejo, Chukwueze, Moi Gómez; Gerard Moreno y Paco Alcácer.

Árbitro: Cuadra Fernández (Comité de Baleares).

Estadio: Camp Nou.

Hora: 21:00 (Movistar LaLiga).

Koeman responsabiliza a Bartomeu de la salida de Luis Suárez: «Su marcha fue una decisión del club»

La Voz

El técnico del Barça afirmó que «parecía que yo era el malo de la película y no ha sido así. Antes de que yo firmara con el club, ellos ya querían cambiar cosas»

El entrenador del FC Barcelona, Ronald Koeman, ha asegurado que no es «el malo de la película» en el caso Luis Suárez, y ha desvelado que su marcha fue «una decisión del club» que él apoyó, explicando que no supone «ningún problema» hacer cambios en el equipo, además de entender que el argentino Leo Messi esté «triste» con la marcha del uruguayo, pero recalcando que no tiene «ninguna duda» respecto a su compromiso. «Tengo que decir que parece que yo soy el malo de esta película, pero no es así. Después de mi llamada a Luis he demostrado respeto por la persona y jugador que es, y él ha entrenado al máximo. Le dije a Luis que tenía complicado jugar, pero que si se quedaba era uno más de la plantilla. Son decisiones de parte del club. Antes de que yo firmase mi contrato con el Barça, el club estuvo pensando en cambiar cosas», confesó en rueda de prensa previa al partido ante el Villarreal.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Barça de Koeman debuta en la Liga con muchas heridas abiertas