El Real Madrid domina pero no golpea ante la Real

Con Odegaard muy tímido, el conjunto de Zidane fue de más a menos y no paso del empate ante un equipo donostiarra diezmado que tuvo las mejores ocasiones


colpisa

Claramente de más a menos, lógico porque durante más de media hora su presión fue altísima y muy generosa y el curso acaba de empezar tras una pretemporada corta y atípica, el Real Madrid no estuvo mal pero tampoco mostró hechuras de un equipo campeón ante una Real diezmada en Donosti pero algo más rodada. Dominó a su rival, sobre todo en el periodo inicial, pero apenas fabricó ocasiones en todo el partido y concedió dos o tres muy claras ante los dominios de Courtois, determinante en una acción ante Isak justo antes del descanso. De nuevo, el recurrente debate sobre si hace falta otro '9' para suplir a Benzema saldrá a escena.

Notable puesta en escena del Madrid y valiente planteamiento de Zidane ante una Real con muchas bajas, que sufre si le presionan arriba, no le dejan tocar y le hacen correr detrás del balón, tal y como hizo el campeón al principio. Prescindió el marsellés de inicio de Casemiro y puso en liza al noruego Martin Odegaard, que regresó a casa como un amigo. El noruego no se fue huyendo o corriendo de Donosti sino porque su club le reclamó tras una temporada magnífica. Es joven y aún se le ve muy tímido en el equipo blanco, pero atesora un físico, inteligencia y visión de juego que le pueden dar mucho a un equipo que apostó por él hace cinco años, cuando era un niño. Le ubicó Zizou como mediapunta y se le vio demasiado fijo en esa demarcación, sin el protagonismo en las arrancadas del que disfrutó en la Real Sociedad, donde junto con Merino formó una pareja de centrocampistas extraordinaria. Salió el Madrid con un 4-2-3-1 más que un 4-3-3, ya que Odegaard estuvo acompañado en los extremos por Rodrygo y Vinícius, mucho más activo que su compatriota, con Benzema en punta. Dueño por completo de la situación por juego, dominio, ambición, toque y destreza, acusó el Madrid en el primer acto un problema que puede ser irreversible cuando lleguen los rivales de máxima exigencia, sobre todo en Europa. Juega bonito, combina bien y ensancha el campo con los jóvenes brasileños, pero le falta llegada, esa pegada que en otros tiempos le hizo temible. Si Benzema juega más en punta, para fijar a los centrales, y no baja a recibir, hay dificultades para encontrar ese último fase definitivo.

Supo cortocircuitar a la Real para que Isak y Odegaard no entrasen en juego, pero su indiscutible dominio tampoco se tradujo en casi nada ante Remiro. Se le veía sufrir a la Real, en ocasiones con Guevara muy solo en el pivote defensivo hasta que Imanol lo corrigió, pero siempre llegaba algún rechace o despeje salvador de Aritz Elustondo o Le Normand. Gorosabal padecía ante 'Vini' y Mendy más aún que el joven Aihen Muñoz con Rodrygo y Carvajal. El portero local no intervenía pero entonces daba la sensación de que el partido se le podía hacer eterno a los donostiarras. Nada más lejos.

No aprovechó su mejor momento el campeón en ese período y la Real se le subió a las barbas ya en los minutos previos al descanso. Avisó en un saque de esquina que no supo cabecear bien Le Normand, con Courtois casi batido porque midió mal en su salida. El portero belga, sin embargo, se hizo inmenso para abortar después un mano a mano con Isak. El joven sueco volvió a avisar tras un robo de balón, pero su disparo de rosca se marchó fuera. Se reanudó el choque como se cortó, con otra ocasión local muy clara para los txuriurdin. Pase genial de Oyarzabal, pero Barrenetxea quizó dudó entre disparar o regalar el gol a un compañero y en el fútbol dudar no es de sabios. Con Barrenetxea y sobre todo Mendy en el campo tras rozar la segunda amarilla por dos entradas absurdas, la contienda llegó muy equilibrada la media hora final. Ya con mucho desgaste y más campo abierto, la calidad y el banquillo suelen decidir. Pero no fue el caso. Imanol miró primero a David Silva, gloria del mejor fútbol español. El grancanario entró por Isak y pasó a ser Oyarzabal el nueve mentiroso hasta agotarse. Zidane hizo un triple movimiento. Más músculo con Casemiro y Valverde y chispa con Marvin, una de las sensaciones en la fábrica blanca. Respondió el técnico local con Januzaj y Bautista para refrescar a su equipo. El carrusel de sustituciones, hasta cinco en esta nueva normalidad, cortó el ritmo y condujo al justo empate final.

Ficha técnica:

Real Sociedad: Remiro, Gorosabel, Elustondo, Le Normand, Aihen Muñoz, Guevara (Urko González, min. 89), Merino, Portu, Oyarzabal (Januzaj, min. 74), Barrenetxea (Bautista, min. 74) e Isak (Silva, min. 63).

Real Madrid: Courtois, Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Mendy, Modric (Valverde, min. 69), Kroos, Rodrygo (Marvin, min. 69), Odegaard (Casemiro, min. 69) Vinícius y Benzema.

Árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano): Mostró amarilla a Barrenetxea, Mendy, Aihen Muñoz, Carvajal

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada de LaLiga Santander, disputado en el Reale Arena. Marvin debutó con el primer equipo del Real Madrid.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Real Madrid domina pero no golpea ante la Real