Pogacar simboliza en París el triunfo contra el conformismo

El corredor certifica su primer gran éxito e ilusiona con su proyección

pool | EFE

Sam Bennett venció en París al esprint, un trámite que hay que nombrar por obligación. Fue lo único que tapó brevemente el absoluto protagonismo de Tadej Pogacar de camino a la capital francesa. Eso y que no hubo el tradicional brindis de champán entre los maillots, en teoría por la pandemia, pero la imagen hubiese quedado bastante deslucida teniendo en cuenta que el esloveno es el ganador de tres de los cuatro jerséis de la carrera. Una muestra de dominio que no se veía desde Merckx.

El triunfo del corredor esloveno, de tan solo 21 años, ha entusiasmado al mundo del ciclismo. Una victoria poliédrica que contiene dosis de esperanza para el aficionado a este deporte en cada una de sus caras. Al contrario de lo que sucedió el año pasado con Egan Bernal y el Ineos, otro talento joven que en las filas del equipo más potente de entonces amenazaba con instaurar una dinastía de dominio conservador y aburrimiento, la de Pogacar es victoria de la valentía y el descaro. Y su éxito es además una derrota de ese estilo de correr que ha blandido el Sky primero, el Ineos después y sobre el que el Jumbo-Visma trató de cimentar su triunfo en la que debió haber sido su primera gran victoria. El ciclista del Emirates, prácticamente dejado a su suerte en la montaña tras el abandono de Fabio Aru, hizo pagar a los holandeses del Jumbo el no haberle liquidado en los Alpes —si es que eso era posible—. Quizás, por encima de todo, eso sea lo más significativo de su hazaña. Impedir que gane la carrera ciclista más importante del mundo un corredor que no atacó ni una sola vez en tres semanas.

Cumpleaños feliz

El lunes, solo un día después del gran día de su trayectoria, Tadej Pogacar cumple 22 años. Un aniversario soñado para aquel ciclista descubierto y reclutado para el Emirates por el español Joxean Fernández «Matxín» y que por entonces se hubiese conformado con correr esta carrera algún día.

Al chico se le veía venir cuando en el 2018 fue primero en el Tour del Porvenir, donde se curten las promesas en una simulación júnior del Tour. Dos años después, con solo dos grandes vueltas en sus piernas, Pogacar acumula un tercer puesto en la Vuelta, una victoria en el Tour y seis triunfos de etapa en total.

El futuro es alentador y los espectadores cruzan los dedos para que la cadera de Remco Evenepoel se recupere totalmente y pueda continuar con la progresión que el jovencísimo corredor belga llevaba hasta antes de caída en Lombardía y que le impedirá estar este 2020 en el Giro de Italia. Si los dos continúan con sus proyecciones de futuro, se atisba una rivalidad legendaria.

La cuota española

Sam Bennett, el irlandés del Deceuninck, logró arrebatarle a Peter Sagan su ansiado maillot verde, el cual ha ganado siete veces y que solo no lució cuando un empujón a Cavendish en un esprint le costó la expulsión.

El triunfo por equipo se lo ha llevado, un año más, el conjunto Movistar. Un triunfo modesto pero que gusta a la formación de Unzué. Se han dejado ver poco los telefónicos pese a lograr colar a Enric Mas en el quinto puesto de la general, muy por encima de las expectativas iniciales que tenía el propio mallorquín. Landa, que estrenaba galones en el Bahrain, logró un gran cuarto puesto final, pero con la sensación de que puede ser el techo del corredor alavés al que no le llegaron los piernas ni le acompañó la suerte para asaltar el podio.

Valverde, Mas y Landa del Tour al Mundial

Hacía cinco años que el ciclismo español no contaba con dos representantes entre los cinco primeros de la clasificación final del Tour de Francia. La última vez fue en el año 2015, cuando Alejandro Valverde acabó la ronda gala tercero y Contador quinto. En la edición de este año, ninguno se ha podido subir al podio, pero Landa y Enric Mas —que llegó vistiendo el maillot blanco de mejor joven como segundo mejor clasificado por detrás de Pogacar, que ya llevaba el amarillo— fueron la nota positiva para la afición española. Valverde, en la foto final de los Campos Elíseos en el 2015, no ha podido pasar de la 12.ª plaza. «Hay motivos para estar contentos. Por mi parte, que ya tengo una edad, no ha sido el mejor Tour, pero tampoco el peor. Hemos trabajado bien en equipo y es importante el quinto puesto de Enric Mas y el triunfo por escuadras», dijo tras finalizar la última etapa.

En busca del arcoíris

No hay descanso para el pelotón y el Mundial ya asoma. Mikel Landa y Enric Mas, liderarán junto a Alejandro Valverde el grupo de convocados para la cita de Imola?Emilia-Romagna la semana que viene, en el que Pello Bilbao participará en la contrarreloj individual.

El seleccionador español, Pascual Momparler, anunció ayer los citados para la competición, que se celebrará entre el próximo jueves 24 y el domingo 27.

Junto a Landa, Mas y Valverde, Momparler completará el grupo de ocho con Marc Soler (Movistar), Pello Bilbao (Bahrain-Mclaren), Luis León Sánchez (Astana), David de la Cruz (UAE) y Jesús Herrada (Cofidis).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Pogacar simboliza en París el triunfo contra el conformismo