El expresidente de la IAAF, condenado a prisión por caso de dopaje y corrupción de Rusia

Lamine Diack y su hijo son sentenciados a cuatro y cinco años de cárcel, respectivamente, y deberán pagar más de cinco millones de euros a la federación de atletismo

AFP dpa

El expresidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF, 1999-2015), Lamine Diack, fue condenado este miércoles en París a cuatro años de prisión, dos de ellos condicionales, por su implicación en una red de corrupción, destinada a esconder casos de dopaje en Rusia. El senegalés de 87 años fue declarado culpable de corrupción activa y pasiva y abuso de confianza y fue condenado también a una multa máxima de 500.000 euros. La presidenta de la 32ª cámara correccional, Rose-Marie Hunault, señaló que «habida cuenta de su edad, (Lamine Diack) puede aspirar a una liberación condicional». Lamine Diack, que pudo salir libre después de la lectura de la sentencia, anunció por medio de su abogado que recurrirá la decisión.

Entre los seis acusados, todos ellos declarados culpables, la pena más dura recayó en su hijo Papa Massata Diack, quien permanece en Dakar y rechazó comparecer en el proceso en junio: su condena se eleva a cinco años de prisión firme y a una multa de un millón de euros. El tribunal mantuvo la orden de detención en su contra. Sobre Lamine Diack, la pena está a la altura «de la gravedad de los hechos de corrupción» que se le achacan, lanzó Rose-Marie Hunault, quien le reprocha «haber atentado gravemente a la lucha contra el dopaje» y «violado las reglas del juego de la competición deportiva».

Lamine Diack y su hijo de 55 años, que dirigía el marketing de la propia IAAF, fueron juzgados por haber posibilitado el retraso, desde finales de 2011, de procedimientos disciplinarios contra deportistas rusos acusados de dopaje sanguíneo, entre ellos algunos campeones en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 (Kirdyapkin en 50 km marcha y Zaripova en 3.000 m obstáculos) antes de ser despojados de sus títulos.

En contrapartida de esta indulgencia, una trama rocambolesca revelada por Lamine Diack durante la investigación y confirmada por el tribunal: la renovación de contratos de patrocinio y de difusión de la IAAF con el banco estatal ruso VTB y la televisión pública RTR, así como fondos para financiar la oposición al elegido Abdoulaye Wade en las presidenciales de 2012 en Senegal. Durante el proceso, Lamine Diack rechazó cualquier tipo de financiación política.

Otros protagonistas del caso también recibieron penas de prisión: dos años condicionales y 140.000 euros de multa para el antiguo responsable antidopaje de la IAAF, Gabriel Dollé, y tres años de prisión (dos condicionales) y 100.000 euros de multa para el abogado Habib Cissé, quien aconsejaba a Lamine Diack.

Dos responsables rusos, juzgados sin estar presentes, el antiguo presidente de la federación nacional de atletismo Valentin Balakhnichev y el antiguo entrenador Alexei Melnikov fueron condenados respectivamente a tres y dos años de prisión firme, con mantenimiento de la orden de detención en su contra. Desde Rusia, Valentin Balakhnichev anunció asimismo su intención de recurrir la sentencia. «Me privaron de mi derecho legal a defenderme, dijeron que no cooperaba con la investigación, con lo que estoy categóricamente en desacuerdo», afirmó a la agencia Ria Novosti.

«Protección total»

En total, los seis condenados deberán pagar 10,6 millones de euros en daños e perjuicios a la IAAF. Pero Lamine Diack y su hijo fueron también condenados por haber recibido sumas indebidas en contratos de la IAAF con patrocinadores. Por ese caso deberán pagar 5,2 millones de euros a la IAAF. El tribunal considera que en el caso de al menos seis atletas rusos, los procesos disciplinarios fueron retrasados, y los propios deportistas tuvieron que pagar para disfrutar de una «protección total».

La pieza central de la acusación es un pago de 300.000 euros recibido por la maratoniana Lilya Shobukhova desde una cuenta ligada a Papa Massata Diack, que habría sido un reembolso cuando ella fue finalmente suspendida en el 2014.

Una nota, encontrada en el domicilio del abogado Habib Cissé, revela otras sumas, por un total estimado en 3,2 millones de euros, pero el dinero no fue encontrado y los atletas rusos no tuvieron que declarar. Pero Lamine Diack no ha saldado aún todas sus cuentas con la justicia francesa. Junto a su hijo está imputado por sospechas de corrupción en la atribución de los Juegos Olímpicos de Río 2016 y de Tokio 2020. Lamine Diack declarará en breve plazo por ese otro dossier.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El expresidente de la IAAF, condenado a prisión por caso de dopaje y corrupción de Rusia