Llegan los Pirineos, primer gran test del Tour

La Voz

DEPORTES

STEPHANE MAHE | REUTERS

Un día después de la sorprendente etapa que dejó a los ciclistas en las faldas pirenaicas, la frase típica de la carrera cobra más fuerza que nunca: «El Tour se puede perder cada día»

05 sep 2020 . Actualizado a las 11:30 h.

«En los Pirineos pasarán cosas, aunque seguramente no serán definitivas, porque queda mucha ruta hasta París». La frase la firma Julien Jurdie, director del equipo AG2R y resume bien lo se piensa en el pelotón del Tour de Francia. Un día después de la sorprendente etapa que dejó a los ciclistas en las faldas pirenaicas, la frase típica de la carrera cobra más fuerza que nunca: «El Tour se puede perder cada día».

Será más cierta que nunca en las dos jornadas pirenaicas, que los organizadores han querido suavizar, tras una primera semana muy marcada por la batalla, porque cuentan con terreno suficiente para que los favoritos empiecen a mostrar sus cartas. «No hay ningún final en alto, lo que favorece el control de los dos grandes equipos», señala el director del Groupama, Marc Madiot, que sin embargo opina que «con tantos puertos, tiene que haber espacio para las oportunidades».

Como viene sucediendo en las últimas ediciones, los Pirineos cuentan menos que los Alpes en el Tour. En esta ocasión, menos aún, porque han quedado todavía más diluidos en un recorrido marcadamente montañoso que transcurrirá por los cinco macizos del país.