La España de Luis Enrique regresa al futuro

Alemania y la Liga de Naciones marcan el reestreno del asturiano, con el reto de hacer campeón a un grupo muy renovado


colpisa

Luis Enrique ha vuelto a ejercer como seleccionador fiel a sí mismo, con su estilo habitual ante las ruedas de prensa, directo pero exhaustivo. El asturiano, que ha regresado con revolución y casting en busca de ir perfilando un equipo de cara a la Eurocopa, se ha encontrado con algún problema imprevisto en su primera convocatoria, pues primero Mikel Oyarzabal por lesión, luego Adama Traoré por un positivo en covid-19 y finalmente Marco Asensio por un edema en su rodilla operada se han ido cayendo de la concentración en curso. Pese a todo, no descarta al potente atacante del Wolverhampton para el segundo duelo de la ventana de selecciones nacionales, ante Ucrania en el estadio Alfredo di Stéfano de Valdebebas. «Puede estar para el siguiente partido. Falta la confirmación de los médicos», explicó el técnico en la víspera del partido frente a Alemania en Stuttgart.

Un duelo de altura para volver a empezar. «La selección alemana ya vemos el nivel que tiene en sus jugadores jóvenes pese a estar en un proceso de renovación. Jamás me atrevería a descartarla como favorita en un gran torneo», advirtió el asturiano sobre el poderío de un rival mermado por las bajas de los jugadores del Bayern de Múnich, recientemente proclamados campeones de la Champions.

El seleccionador español asume los inconvenientes de la situación sanitaria actual y no pone excusas: «Me consuela que es una situación igual para todos, para los seleccionadores alemán, ucraniano y suizo. En mi caso puedo decir que el ritmo de los entrenamientos ha sido altísimo, impropio de la altura de la temporada a la que estamos».

Asimismo, Luis Enrique salió en defensa de su estilo, pese a que se le achaca que ahora mismo su selección sea una incógnita debido a un enorme número de cambios, algo por otra parte normal cuando se encuentra después de un parón de más de nueve meses, a los que se añade el periodo en el que permaneció lejos de la actividad profesional debido al fallecimiento de su hija. «Cualquiera que haya analizado un poco mi trayectoria como entrenador sabe qué estilo de fútbol persigo, tanto en mis clubes como en mi anterior etapa en la selección, aunque fuese breve. Ya en Wembley, en mi primer partido como seleccionador, se vio que España no salió a especular en ningún momento. No voy a cambiar porque además ya se ha visto que además da resultados», señaló sobre su sello personal. «No me gusta que los partidos se conviertan en un ida y vuelta, puede ser muy bonito para el espectador pero a mí me interesa tener controlado el partido. Me gusta la presión alta y reducir espacios al rival», añadió en este sentido.

El seleccionador sigue en la búsqueda de un acompañante para Sergio Ramos en el centro de la defensa española, uno de las grandes cuestiones acerca de la actual España. «Quizás el culpable sea yo porque es la posición en la que más exijo a mis jugadores. Tienes que ser bueno atacando y buen defendiendo. El hecho de que hayan venido muchos jugadores es síntoma de que seguimos probando y de que hay margen de mejora. Iré probando hasta que encuentre lo que considere mejor para mi equipo», analizó Luis Enrique sobre la posición de central, en la que hasta doce jugadores diferentes han sido convocados en las últimas listas. «Ya estoy más que acostumbrado al tema de la portería. Estoy encantado con los tres porteros que han venido y con Pau López. Saben aguantar las críticas y yo los veo súper preparados para competir. Gustarán más o menos pero tienen la suerte de que al que le tienen que gustar, que es a mí, le gustan», zanjó por último sobre el debate sobre la portería y las dudas alrededor del rendimiento de Kepa y De Gea en los últimos tiempos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La España de Luis Enrique regresa al futuro