Lewis Hamilton ya es el superhéroe de las poles; Sainz saldrá séptimo

El británico dedicó al fallecido Chadwick Bosemansu sexta primera plaza en la parrilla en Bélgica, con los Ferrari en caída libre


A Lewis Hamilton le pasa con las poles como a Disney y Marvel con los taquillazos: les salen como churros. El británico sumó la número 93 de su carrera deportiva este sábado, sexta en el circuito de Spa-Francorchamps, con una superioridad imposible de alcanzar por sus rivales. Valtteri Bottas, que cada vez queda más en evidencia, y Max Verstappen, que suficiente hace con seguirles de lejos la estela, no tuvieron nada que hacer con un súper piloto que con un Mercedes W11 se ha convertido en la kriptonita de la competición.

Las referencias a los cómics vienen dadas por el contexto en el que Hamilton logró la pole de este sábado. Por la mañana se despertó con la muerte de Chadwick Boseman, el actor que se hizo mundialmente famoso por su papel del rey T'Challa en Black Panther. El primer superhéroe afroamericano se convirtió en una referencia para toda la población negra, y como esto es lo que ocupa la mente de Hamilton (lo de la Fórmula 1 lo ha convertido en rutina), fue a él a quien le dedicó el éxito de este sábado. Brazos cruzados a lo Wakanda Forever incluido, ya que pocos son los gestos que necesita Hamilton para demostrar su activismo.

«Es una pole muy importante para mí, porque he amanecido con la noticia más triste, el fallecimiento de Chadwick. Ha sido un año muy duro para todos y ha sido muy difícil para mí encontrar la forma de centrarme, pero he querido salir ahí y conducir a la perfección por lo que él ha hecho para toda la gente, todas las películas de superhéroes... Ha hecho mucho por los niños», recordaba un sorprendentemente emocionado Hamilton sobre una persona con la que, que se sepa, no había tenido más relación que alguna interacción por las redes y alguna visita en algún evento.

Ferrari, en las profundidades

Hamilton está a un nivel distinto del resto, para bien, pero Ferrari lo está para mal. La Scuderia italiana está mostrando este fin de semana en Spa todas las carencias, que no son pocas, de un SF1000 que apunta a ser uno de los peores coches construidos en años. No es una opinión, es un dato: todos los monoplazas de la parrilla han mejorado sus tiempos con respecto al 2019 excepto ellos.

Charles Leclerc y Sebastian Vettel saldrán en unas paupérrimas 13.ª y 14.ª posición. Y pueden dar gracias de haber cruzado la frontera en la Q1, que era lo que se temían nada más comenzar la clasificación. «No he podido hacer más», se disculpaba un Leclerc desesperado, que ha pasado de ser el ganador en el 2019 con una de sus mejores actuaciones a tener que bregar para llevar un monoplaza pobre en todos los sentidos. Mala velocidad, mal rendimiento aerodinámico, poco agarre, mal comportamiento de los neumáticos. Si no fuera porque existen equipos como Haas o Alfa Romeo (también motorizados por Ferrari), habrían caído a las primeras de cambio.

La situación es preocupante, no solo a corto plazo, ya que tanto la carrera del GP de Bélgica como las dos siguientes en Monza van a ser igual de malas o peores, sino a medio plazo. La regularidad normativa impedirá a la Scuderia dar el salto adelante que necesitan, y ahí estará Carlos Sainz para tragarse el desagradable sapo. No faltan ya las sarcásticas bromas con el madrileño en las redes sociales, que le pidan que haga un Messi, o que directamente se aferre al asiento de McLaren como si le fuera la vida en ello.

El piloto madrileño no puede evitar mirar con cierta ansiedad lo que está ocurriendo en el motorhome italiano de su próximo equipo, aunque de momento él se centra en su labor con los de Woking. El séptimo puesto de partida en Spa es un buen lugar si quiere obtener puntos, especialmente ante una carrera en la que presumiblemente aparecerán episodios de lluvia, si no continua, sí esporádica. De momento, ya ha marcado territorio con su compañero Lando Norris, a quien le endosó unas pocas décimas en la tanda definitiva. El británico saldrá décimo.

Carlos Sainz: «Saliendo séptimos podremos pelear»

El piloto español Carlos Sainz (McLaren) valoró de manera positiva el séptimo puesto en la parrilla del Gran Premio de Bélgica, ya que le permitirá «pelear» el domingo con los Renault y los Racing Point, después de una sesión de calificación en la que le funcionó un buen ataque en la Q1.

«Una sesión muy peleada, muy apretada con los Renault y los Racing Point, pero la clave ha sido una vuelta muy buena en la Q1 que nos ha permitido llevar dos sets de neumáticos a la Q3. Es algo que tenemos que seguir trabajando. Contento de por fin aprovechar ese punto fuera de la Q1. Hubo mucho juego con los rebufos, el sector 2 vuelas sin ellos, es difícil de encontrar el balance correcto», dijo en declaraciones a Movistar Plus.

El madrileño disfrutó de una buena sesión en Spa para lograr un séptimo puesto que le permita igualar las fuerzas con rivales directos que tienen mejor ritmo de carrera. «De momento creo que estamos donde esperábamos estar, detrás de los Renault. La mayor sorpresa fue batir a Racing Point. En ritmo de carrera vimos que van bien y nosotros un poco por detrás de ellos. Con carga de gasolina vamos un poco peor, pero saliendo séptimos podremos pelear», afirmó.

Por último, Sainz se mostró irónico con la ausencia de lluvia en las carreras aunque esté prevista, pero reconoció que esta vez ya tienen configurado el coche para seco. «Cada vez hay menos probabilidad de lluvia. Parece que va a en contra de la F1. Todavía no hemos puesto neumático de lluvia. No nos vendría muy bien, hemos elegido seco así que igual sufriríamos», terminó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Lewis Hamilton ya es el superhéroe de las poles; Sainz saldrá séptimo