El Barça, en estado de «shock», se resiste a creer el inevitable adiós de Messi

P. Ríos BARCELONA / COLPISA

DEPORTES

Rafael Marchante

El club asegura que sigue trabajando en un nuevo proyecto ganador liderado por el 10, pero la postura del argentino es firme y ya apunta al Manchester City si se sale con la suya

26 ago 2020 . Actualizado a las 19:00 h.

Ahora todo el mundo se hace el sorprendido, dentro y fuera del FC Barcelona, pero lo realmente inexplicable sería que tras un 2-8 ante el Bayern en los cuartos de final de la Liga de Campeones no se desencadenara una oleada de acontecimientos como los que se están viviendo en el club. ¡Un 2-8 que fue corto y con la imagen más lamentable que se ha ofrecido en los últimos 80 años de historia! Que Leo Messi haya solicitado por burofax su salida, ahora y libre, un proceso legal que se intuye complicado para las dos partes, supone la bomba definitiva que puede hacerlo estallar todo por los aires ahora que parecía que la reconstrucción, por una vez, iba en serio. Cualquier cosa puede pasar en los próximos días, como la moción de censura presentada ya contra Josep María Bartomeu.

La destitución de Quique Setién y la llegada de Ronald Koeman al banquillo fueron las dos primeras decisiones, pero esas eran inofensivas. Nada que se saliera de la norma en cualquier crisis deportiva y en todos los clubes: cambio de técnico tras un desastre. Pero esta vez la talla del técnico cántabro en un club de esta magnitud no daba ni para chivo expiatorio. Hacían falta muchos más cambios.

Que Bartomeu anunciara que seguiría siendo presidente hasta las elecciones de marzo de 2021 también respondió a una lógica. Más allá de que ya sea una persona non grata para los propios barcelonistas, dejarlo ahora hubiese significado pasar el club a manos de una junta gestora hasta unas elecciones en noviembre y obligar a otros a comerse el marrón de la crisis económica que azota al Barça por culpa de la falta de ingresos derivada de la pandemia del coronavirus. Por responsabilidad, tenía que quedarse.